Mayor afirma que el Gobierno decidirá sobre el tercer grado a la Mesa de HB esta quincena

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, afirmó ayer que el Gobierno no ha adoptado todavía ninguna decisión sobre la concesión del tercer grado penitenciario a los 22 miembros de la anterior Mesa Nacional de Herri Batasuna que cumplen en prisión una condena de siete años. Mayor Oreja anunció que el Ejecutivo "hará una primera reflexión" cuando corresponda, "es decir, en la primera quincena de enero". Las prisiones donde están recluidos tienen que estudiar este mes la revisión del grado penitenciario de los condenados, una situación que se estudia cada seis meses.

Mayor Oreja declaró en una comisaría de Madrid, a la que acudió para felicitar el Año Nuevo a los policías, que no hay ninguna decisión de Instituciones Penitenciarias prevista para el mes de enero o febrero sobre la concesión del tercer grado a los miembros de la anterior Mesa. El ministro trató de matizar así una información de El Correo Español-El Pueblo Vasco según la cual "el Gobierno concederá en enero el tercer grado a la Mesa de HB". No obstante, al ser preguntado si no es en enero cuándo se revisará el grado penitenciario que tienen asignado dichos condenados, el ministro dijo que el Gobierno "hará una primera reflexión cuando corresponda, es decir, en la primera quincena del mes de enero, pero todavía no hay ninguna decisión".

En cuanto a las concentraciones para pedir el acercamiento de presos a cárceles vascas, Mayor Oreja dijo que todo lo que sea defender una idea le parece correcto salvo si se realiza "vulnerando la libertad de las personas y la tranquilidad de las familias". "No se puede defender un mero criterio orientador, que no es un derecho, como el acercamiento de los presos, vulnerando otro derecho más fundamental y esencial como el de la libertad", añadió.

Revisión de grado

Las juntas de tratamiento de las tres cárceles vascas y la de Pamplona, en las que están repartidos los 22 condenados presos de la Mesa de HB, tienen que estudiar este mes la revisión de grado penitenciario, como se hace cada seis meses con todos los reclusos. La decisión puede ser mantenerles en el segundo grado penitenciario en el que están clasificados en la actualidad, o bien proponer que disfruten del tercer grado penitenciario, con el que tienen derecho a permisos, o del régimen abierto, que les permitiría abandonar la prisión durante el día y regresar sólo a dormir, además de tener libres los fines de semana.

Tras su inicial clasificación en segundo grado, las juntas de las cárceles entendieron a mediados de 1998, tras transcurrir los primeros seis meses en prisión, que no debía modificarse la situación de los miembros de la antigua Mesa de HB. Este mes de enero vuelven a cumplirse otros seis meses, por lo que las juntas deberán volver a valorar si debe mantenerse el grado, o, por el contrario, proponen su revisión al tercer grado o régimen abierto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fuentes cercanas al Gobierno destacan que los reclusos de HB hacen en prisión una vida normal. La mayoría de ellos están estudiando o realizan actividades en los talleres ocupacionales de las cárceles. Tasio Erquicia e Itziar Aizpurúa se han encaminado por estudios de filología y francés, y otros tienen instalados ordenadores en sus celdas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS