Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abrir el museo "a lo Pompidou"

En la presentación de la exposición Infancia y arte moderno del IVAM, el consejero de Cultura, Francisco Camps, anunció el miércoles que se van a estudiar diferentes posibilidades para ampliar el edificio del Institut Valencià d"Art Modern recayente a la calle de Guillém de Castro, más allá de su planta actual. Con ello, el consejero retoma un viejo proyecto. Además de proporcionar más espacio para las actividades de un museo que pronto cumplirá 10 años, ha atesorado un importante prestigio internacional y se ha convertido en el referente de Valencia en el mundo artístico, la prolongación del IVAM por su parte posterior permitirá poner fin a una de sus carencias más palpables y criticadas: su orientación a espaldas del barrio del Carmen. Cualquiera de las numerosas opciones para la ampliación deberá cubrir esa insuficiencia y atender a la antigua reclamación de la Asociación de Vecinos del Carmen de abrir una puerta de acceso por la parte de atrás. Así se facilitaría la regeneración de un entramado urbano muy necesitado de ello y se crearían, al menos sobre el papel, más condiciones para que el viejo barrio llegue a ser ese centro aglutinador de la vida artística que debía dar pie a la entrada de galerías, talleres de restauración o estudios alrededor del museo. Este era uno de los objetivos que se perseguía cuando se decidió instalar el IVAM Centre Julio González en su actual ubicación, aunque nunca se llegó a plasmar. En esa misma línea regeneradora, se inscribieron también la habilitación del Centre Cultural La Beneficència y la restauración, aún inacabada, del cercano convento del Carmen. Tras numerosos proyectos infructuosos, hoy este monumento singular tan sólo sigue albergando la otra sede del IVAM, aunque está previsto que cobije el futuro museo de arte del siglo XIX. Camps apenas ha aportado datos concretos sobre la forma en que se realizará la ampliación porque aún no existen. No obstante, el pasado viernes manifestó a este diario su esperanza de que en 1999 se concluya el diseño para iniciar las adjudicaciones al año siguiente. "Es un proyecto para la próxima legislatura", afirmó. Los técnicos y responsables del IVAM han de diseñar el proyecto museográfico que marcará el tipo de intervención arquitectónica, agregó el consejero. Camps ha expresado una idea que, obviamente, ha sido muy bien acogida por el director del museo, Juan Manuel Bonet, quien ha destacado la importancia del pronunciamiento público del político. La ex directora del IVAM y ex ministra de Cultura, Carmen Alborch, dijo el viernes que le parece bien que el museo crezca hacia fuera, una opción que se ha contemplado casi desde sus orígenes, si ello no repercute en su colección y en su normal funcionamiento. Crecer hacia el centro Camps aseguró que la ampliación a través del entramado urbano de la parte posterior al Centre Julio González puede tener un efecto sobre El Carmen "parangonable al del Pompidou", en alusión al centro de las artes de París que se instaló en el degradado barrio de Les Halles para, entre otras finalidades, regenerar el tejido urbano. "La trama [del barrio del Carmen] es muy delicada y sensible", apuntó el consejero, al tiempo que insistió en que los planes pasan por que el museo "crezca hacia el centro", aunque aún no se sabe cómo. Al margen de cualquier interpretación en clave electoral -los comicios autonómicos se celebrarán el próximo mes de junio-, el anuncio de Camps refleja el crecimiento del IVAM a lo largo de estos casi 10 años. No en vano, es inminente el inicio de las obras que colmatarán la estructura del Centro Julio González. Se van a construir sobre las dos terrazas posteriores dos nuevas salas destinadas a mostrar la colección permanente -en la actualidad sólo se exhiben los fondos del escultor que da nombre al centro principal- y un ala dedicada a oficinas y servicios del museos. En total, 1.000 metros cuadrados más. Pero no es suficiente. El IVAM quiere espacio nuevo para crecer, fuera de sus actuales límites y "lo lógico" es que lo obtenga cerrando la manzana sobre la que se asienta y que ya ocupa mayoritariamente, en opinión de Juan Manuel Bonet. Esto significaría la expropiación de cerca de cinco casas y tres fincas. De hecho, en el registro se indica desde hace años que las viviendas ubicadas a la espalda del Centro Julio González son susceptibles de expropiación para la ampliación del IVAM. El presidente de la Asociación de Vecinos del Carmen, Miguel Wiergo, señala que deberían mantenerse sólo las tres fincas construidas en los cincuenta y setenta, en las que viven numerosas familias, y expropiar las demás, poco habitadas y algunas muy deterioradas. También subraya Wiergo el problema de que el IVAM nunca habilitó aparcamientos. La asociación sugiere construir dos aparcamientos debajo de sendas zonas ajardinadas, una de las cuales serviría de pórtico a la nueva entrada. De este modo, junto a la apertura del callejón que separa La Beneficència y el IVAM, el museo, por fin, se orientaría hacia el histórico barrio de la Ciutat Vella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 1998

Más información

  • Camps anuncia que, en la "próxima legislatura", se ampliará el IVAM por el entramado urbano del Carmen