Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una muestra evoca la "sensibilidad común" de Peretzschner y Mayo La galería Rafael Ortiz apuesta por exposiciones compartidas

Pintura y escultura se funden en las obras de Jorge García Peretzschner y Santiago Mayo. Ambos artistas, que exponen en la galería Rafael Ortiz de Sevilla, convierten el paso de un género al otro en una línea continua en la que es difícil discernir cuándo se trata de una pintura o de una escultura. La muestra inaugura un proyecto del galerista Rafael Ortiz que pretende exponer periódicamente las obras de algunos de los artistas con los que suele trabajar junto a las de otro de "sensibilidad común" pero que sea nuevo en la galería.

Jorge García Peretzschner (Madrid, 1964) presenta 19 óleos y una serie de tablas pintadas a modo de dibujos, como las denomina él mismo, que están más cerca de la escultura que de la pintura. "Son dos planos unidos que tienen un sentido más volumétrico. Son dibujos que realizo sobre superficies cóncavas o convexas que juegan con el sentido de la unión de la piezas. El soporte en sí mismo se convierte en una especia de escultura", explica García Peretzschner, que con estas piezas abandona la unidimensionalidad por primera vez. Los óleos que presenta el madrileño, que expone con Rafael Ortiz desde hace cinco años, son paisajes en los que predomina la llamada composición automática. "Son temas menos construidos en la cabeza y más en el lienzo. Hago siempre muy pocos bocetos previos. Es en el lienzo donde se fragua la historia de cada cuadro", comenta el pintor que se ha acercado a la abstracción en sus últimos trabajos. "Me interesa la pintura que tiene cierto dinamismo y actividad propia. Algo parecido, salvando las distancias, a lo que hacen Luis Gordillo o Juan Uslé", añade. De resto a paisaje Santiago Mayo (A Coruña, 1965) selecciona materiales que son restos inservibles de maderas o alambres para convertirlos en fragmentos de paisajes. El artista presenta nueve de sus pequeñas y delicadas esculturas, que pertenecen a las serie Pozos, Espantapájaros o Faetón, y diez pinturas de la serie Égloga. "Son obras muy matéricas y monocromas que, en ocasiones, presentan una superficie separada por la línea del horizonte", explica Rafael Ortiz sobre la obra de Mayo que presenta por primera vez en su galería. La nueva estrategia expositiva de Rafael Ortiz con la oferta de dos exposiciones individuales de forma simultánea tiene un claro tono de mostrar frente a frente obras derivadas de sensibilidades similares e incluso técnicas emparentadas. Sin embargo, Encuentros, que es el nombre que le ha puesto Ortiz a esta manera de exponer, no se limitará a resaltar parecidos, sino que también enfrentará obras y artistas radicalmente diferentes. La muestra de García Peretzschner y de Mayo estará abierta hasta el próximo 23 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de diciembre de 1998