El Congreso aprueba por unanimidad la ley que introduce el euro desde el 1 de enero

Todos los grupos parlamentarios aprobaron ayer en el Congreso la llamada "ley paraguas" del euro con la que se regula la introducción de la moneda única a partir del 1 de enero. Hubo 299 votos a favor, 14 abstenciones y ninguno en contra, pero esta práctica unanimidad no impidió que desde la oposición de izquierdas se formularan algunas críticas. El PSOE lamentó que el Gobierno no hubiese preparado más en profundidad a la sociedad española para el cambio de moneda, mientras Izquierda Unida se quejó de que nadie controlará al Banco Central Europeo (BCE).

El vicepresidente segundo del Ejecutivo, Rodrigo Rato, se declaró satisfecho por el aplastante respaldo que obtuvo en el pleno la Ley de Introducción del Euro, que establece, entre otras cosas, la gratuidad de la conversión de pesetas a euros en cuentas corrientes y activos financieros y que garantiza, además, la vigencia de los actuales contratos.La ley volvió al Congreso tras ser enmendada, en noviembre, en el Senado. La Cámara alta añadió al texto, entre otras disposiciones, un artículo que precisa que la sustitución de la peseta por el euro no modificará la responsabilidad derivada de la comisión de delitos tipificados o penados con referencia a la peseta.

El PSOE, que votó en contra de las enmiendas introducidas en el Senado, apoyó la ley en el Congreso. Lo hizo, explicó Ángel Martínez Sanjuán, para "dar nuestro respaldo a una ley importante para la sociedad".

El orador socialista lamentó, no obstante, que las Cortes no legislen sobre el nuevo instrumento referencial que sustituirá al mibor (tipo de interés interbancario a un año), al que están referenciados cuatro millones de hipotecas en España. Gracias al mibor, los españoles disfrutan ahora de hipotecas entre las más baratas de la Unión Europea. Martínez Sanjuán anunció que su partido estará "atento y vigilante para que no se produzca pronto una interpretación unilateral y contraria al interés de millones de ciudadanos". Francesc Homs, portavoz de CiU, le replicó que ningún otro Parlamento de los países que han accedido al euro ha legislado sobre la sustitución del tipo interbancario.

En enero, el Banco de España debería dejar de publicar el mibor porque el Banco Central Europeo (BCE) no considera que sea ésa una de sus tareas. La ley paraguas no precisa qué instrumento reemplazará al mibor. Señala que se seguirá calculando y publicando -probablemente lo hará el Ministerio de Economía- mientras concurran los requisitos técnicos necesarios para su elaboración. Después, Economía establecerá un nuevo índice que guarde la mayor analogía posible con el anterior, para intentar evitar una subida de las hipotecas.

Las preocupaciones expresadas por el portavoz de IU, Pedro Antonio Ríos, fueron de índole más genérica. Con el euro, dijo, se ha efectuado una "cesión de soberanía" del Banco de España al BCE, pero "no sabemos quién controla" esta institución, "ante quién rinde cuentas (...) y de qué manera puede actuar (...) No lo va a controlar el Parlamento Europeo ni tampoco este Parlamento", y, sin embargo, convendría hacerlo porque dispone de amplios poderes, hasta el punto de poder "reordenar la relación laboral" en el seno del Banco de España. Aunque goza de una gran independencia, superior incluso a la Reserva Federal de Estados Unidos, el BCE sí debe informar periódicamente de sus actuaciones. Su presidente, Wim Duisenberg, comparecerá ante una comisión del Parlamento Europeo a la que podrán incorporarse diputados de los parlamentos nacionales.

Los demás oradores, Juan Manuel Albendea, del PP, y Jon Zabalia, del PNV, ensalzaron las virtudes de la ley y de la moneda única. Albendea resaltó incluso que el euro supone ya ventajas para la economía española "antes de haber nacido". Proporciona un marco de estabilidad y de crecimiento, que a su vez genera empleo, y ha puesto a la vieja Europa a resguardo de la crisis financiera que, procedente de Extremo Oriente, golpea buena parte del planeta. Antes del debate, el portavoz socialista para asuntos de la Unión Europea, Antoni Costa, pidió al Gobierno que preserve en la próxima cumbre europea de Viena las ayudas obtenidas de sus socios por el ex presidente Felipe González en el Consejo Europeo de Edimburgo en 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de diciembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50