Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRESAS» La Alacena-Hecho en Cádiz

Tesoros a domicilio

Es ésta una alacena en la que cabe toda la geografía gastronómica de la provincia de Cádiz. A través de este catálogo gratuito es posible ahorrarse alambicados desplazamientos por las carreteras de la sierra para probar ese queso de oveja hecho en manteca y pimienta que fabrican, sin prisa, los artesanos de Villaluenga del Rosario, por poner un ejemplo. Le evitan también la molestia de perseguir las conservas de La Tarifeña, que hasta hora sólo se despachaban en fábrica, y le acercan el mítico surtido de mantecados y turrones artesanos de las Sobrinas de Las Trejas en Medina Sidonia. A domicilio, en 24 horas y sin costes adicionales. La Alacena vio la luz hace dos años por iniciativa de los hermanos José y Lola Monforte. El primer catálogo -se edita una nuevo cada tres meses-, ofrecía 30 especialidades. El que se acaba de editar para las navidades incluye 200 productos y en 1999 se alcanzarán los 300. Ésta es la primera iniciativa de estas características que se conoce en la provincia. "Al principio nos planteamos montar una tienda sólo con productos exquisitos y de mucha calidad, pero terminamos llegando a la conclusión de que eran muchas las variedades por comercializar y optamos por el catálogo", explica José Monforte. De hecho, los hermanos Monforte hicieron un arduo trabajo de investigación. "Nos recorrimos la provincia de Norte a Sur y de Este a Oeste buscando productos desconocidos y sin explotar, aunque para ello tengamos que acudir a los sitios más remotos cada semana". En definitiva, dice José Monforte, "se trata de vender los productos de toda la vida con técnicas modernas". En Zahara de los Atunes han encontrado unos espárragos trigueros que hoy se envasan conservados en su jugo; de Conil han rescatado un dulce olvidado: la meloja de calabaza cocida conservada en miel. El último tesoro que ha incluido en su catálogo La Alacena son unas petacas de brandy Pedro I, de las sanluqueñas bodegas de Pedro Romero. Se trata de una partida que tenía como destino Cuba, pero que tras la ruptura de las relaciones comerciales con la isla caribeña quedaron arrumbadas en la bodega. Cuarenta años después, la firma las ha recuperado con su etiqueta y vidrio original, aunque se ha refrescado el contenido con licor de las botas de la propia casa. La empresa, que empezó comercializando exclusivamente productos gastronómicos, ha completado su fusión con Hecho en Cádiz, una firma montada por otros dos jóvenes empresarios locales que se dedican a la venta de productos de artesanía artística provincial, Ángel Gil y Juan José Mena. Hoy los catálogos de la empresa incluyen ya algunas muestras de esa línea comercial, directamente conectada a la degustación gastronómica: queseras de cerámica o entremeseras para aperitivos. Aunque el artículo que más se está vendiendo en estos primeros días de frío es un producto de pura lana virgen, la manta de Grazalema. La oferta de esta empresa gaditana procede de toda la geografía provincial, de pequeños talleres artesanales, de hornos que un día fueron familiares. "Se trata de gente acostumbrada a trabajar a pequeña escala, con la vida resuelta, que se dedican a la calidad por encima de todo y que no han necesitado salir al exterior porque la exquisitez de sus trabajos hace que sean los consumidores los que vayan a buscarlos", explica Monforte. Tanto es así, que con determinados productos como el aceite, algunas chacinas o el queso hay que esperar a que estén en su punto justo antes de servirlos a domicilio. La empresa ha abierto además una línea de productos exclusivos elaborados por la empresa conservera La Barbateña. Con gran éxito se comercializan en Barcelona las banderillas de atún ahumado con queso payoyo. Los pimientos asados con atún y el atún encebollado caben también, por primera vez, en un tarro de cristal. Nuevas iniciativas que se mezclan con redescubrimientos como el del obrador de Sobrinas de las Trejas: un polvorón de trozos de almendra y limón que hacía 40 años que no fabricaban. Al socaire de esta recuperación gastronómica han surgido bares en los que se despachan al modo tradicional: en papel de estraza, como los sirve El Cartucho, en la calle Zorrilla de Cádiz, o por unidades de conserva en La Barbería, en la Plaza de San Francisco, y en el Jopo, en la calle Manuel Rancés.

Datos de interés

Dirección C/ Santo Tomás 2, Cádiz. Tf. 956 259908. alacena@arrakis.es Empleos 4 Facturación 15 millones Producción Venta por catálogo de productos artesanales

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998

Más información

  • La firma gaditana lleva a casa la mejor gastronomía de la provincia
  • Los productos vienen de toda la provincia de Cádiz, de pequeños talleres artesanales y hornos familiares