Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ràdio 9 contrata a diez periodistas y obvia la bolsa de trabajo de RTVV Cerca de 19.000 personas figuran en esa "lista de espera"

Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) ha prescindido de la bolsa de trabajo creada hace menos de medio año a la hora de contratar a cerca de una decena de periodistas que reforzarán la plantilla de Ràdio 9, la emisora pública valenciana, con motivo de la nueva programación que la cadena ofrecerá a partir de diciembre. En la bolsa de trabajo figuran inscritos 18.925 aspirantes que tuvieron que abonar 500 pesetas para participar en un proceso de selección que ahora no es tenido en consideración.

Según fuentes de la emisora, el departamento de Recursos Humanos de RTVV, dirigido por Vicente Sanz, ordenó expresamente al director de la emisora, Anacleto Rodríguez, que obviara la bolsa de trabajo, un instrumento creado para garantizar los principios de competencia, publicidad e igualdad que deberían regir el acceso a la función pública. 18.925 personas, según las cifras aportadas por el ente público, pagaron 500 pesetas para participar en un proceso de selección impulsado hace casi un año -en diciembre de 1997- y cuyos resultados han sido nulos. De hecho, Sanz aplazó en agosto la puesta en funcionamiento de la bolsa, en una nota que no fue difundida por la Generalitat, al pasado mes de septiembre. Hoy por hoy, continúa inoperativa. El personal recientemente contratado por Ràdio 9 no ha pasado procedimiento de selección alguno, hecho agravado porque, cuanto menos, de manera paradójica, la emisora autonómica está ofreciendo contratos a tiempo parcial -de dos, tres y cuatro horas diarias- a periodistas que ya trabajaban en la casa a jornada completa. El comité de empresa de RTVV ha convocado una reunión, que tendrá lugar el próximo lunes, para abordar la polémica que esta política está generando entre los trabajadores de Ràdio 9. Fuentes de la cadena aseguran que, entre gran parte de los periodistas, existe el convencimiento de que bajo el fomento de la precariedad laboral subyace un indisimulado intento de coartar la independencia de los redactores de la casa, sujetos a la marginación o la pérdida de su empleo en caso de no aceptar las directrices de sus superiores. Éstos, por su parte, niegan cualquier maniobra en ese sentido y justifican las contrataciones por las necesidades de la nueva programación, ya perfilada en sus contenidos pero completamente indefinida en el aspecto profesional: el equipo humano que debe contribuir a la puesta en marcha de algunos de los nuevos espacios aún no había sido cerrado el pasado viernes. La nueva parrilla estará en antena el martes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 1998