Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los seguidores de Marqués fundarán un nuevo partido "liberal y asturianista"

La ruptura del PP asturiano se ha consumado. Más de un centenar de militantes del PP y cargos públicos afines al presidente del Principado, Sergio Marqués, acordó anoche por unanimidad la constitución de la nueva formación política anunciada en las últimas fechas, y a la que definen como "regionalista, liberal y de centro". Una comisión gestora de 11 miembros redactará los estatutos y registrará el nuevo partido. Marqués no asistió a la reunión, aunque se da por segura su incorporación al proyecto a principios de 1999.

La pretensión es que el congreso constituyente de la nueva formación se celebre en la primera quincena de febrero, según anunció uno de sus integrantes, José María Yáñez, uno de los tres diputados que el pasado 29 de octubre abandonaron el PP para integrarse en el Grupo Mixto del Parlamento asturiano en solidaridad con Marqués.Para el próximo 14 de diciembre está anunciada una nueva reunión de simpatizantes y futuros militantes en la que se debatirá el proyecto de estatutos, el nombre definitivo del partido y la constitución de las juntas locales y comarcales, aunque Yáñez precisó que este proceso se pondrá en marcha con carácter inmediato, dado que el nuevo partido cuenta ya con implantación de hecho en muchos municipios.

Se refiere a las juntas locales del PP partidarias de Marqués en el conflicto que enfrenta a éste con la dirección regional del PP, y a los sectores marquesistas existentes en otras organizaciones locales más afines a la dirección del PP asturiano.

La gran participación de personas en la reunión de ayer noche en un hotel de Oviedo es exponente, según Yáñez, de la buena acogida que auguran a la nueva formación política. "El partido será eminentemente regionalista y de centro, con una ideología parecida a la que tiene Unión del Pueblo Navarro o Unidad Alavesa", señaló otro de los integrantes de la comisión gestora, Francisco Monte. "Nunca será un partido centralista y sometido a los dictados de un despacho de Madrid, como hasta ahora ha sido el PP de Asturias", agregó en referencia al tutelaje que sobre los populares asturianos ejerce el secretario general del PP y vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, y que se ha acrecentado en los últimos meses tras su enfrentamiento con su antiguo amigo y colaborador Sergio Marqués.

Éste decidió no acudir a la reunión de ayer y mantenerse, de momento, al margen del proceso de constitución del nuevo partido. Tampoco los 12 alcaldes del PP que le apoyan se involucrarán de momento en la nueva organización. No tomarán una decisión hasta que se haya celebrado el congreso nacional del PP a finales de enero, y Álvarez Cascos deje la secretaría general. Creen que todavía es posible conseguir la rehabilitación de Marqués, una pretensión que el sector más cercano al presidente asturiano considera ya harto improbable.

Marqués reiteró ayer sus declaraciones sobre su casi segura incorporación al nuevo partido: "Lo fundamental es que la sociedad perciba que hay un déficit en la capacidad de representación política y que trate de solventarla con la creación de un nuevo partido, al margen de qué personas lo dirigen". Se da por seguro que Marqués, que ha acrecentado su discurso regionalista tras el estallido de la crisis en el PP, se afiliará a la nueva formación a primeros de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de noviembre de 1998

Más información

  • El presidente del Principado se sumará al proyecto a primeros de 1999