Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de Cuentas andaluza pide al fiscal que actúe contra Gil

La Cámara de Cuentas de Andalucía pidió ayer al fiscal del Tribunal Superior de esa comunidad que actúe contra Jesús Gil, alcalde de Marbella, y los responsables de la empresa municipal Contratas 2.000 por un presunto delito de desobediencia debido a su falta de colaboración con dicho órgano. Gil considera que se ha demostrado una vez más que existe "una campaña de linchamiento internacional" contra él.

Contratas 2.000, la empresa que mueve más recursos del Ayuntamiento de Marbella, se ha negado a facilitar su documentación contable a la Cámara de Cuentas, que en febrero aprobó un plan de fiscalización de la misma y del consistorio. El último plazo concluyó el jueves sin que entregara ninguno de los documentos requeridos.El escrito dirigido al fiscal está firmado por Rafael Navas, consejero mayor de la Cámara y en el mismo se describe la reiterada negativa de Contratas 2.000 a colaborar con ese órgano fiscalizador, dependiente del Parlamento andaluz. Navas asegura que los responsables de esta sociedad municipal han incurrido en un delito de desobediencia por falta de colaboración y pide que se actúe de inmediato contra ellos.

La empresa de Gil ha anunciado que interpondrá un recurso contencioso administrativo contra la decisión de la Cámara de fiscalizar su contabilidad. A juicio de Navas, responde a una "maniobra dilatoria para ganar tiempo y evitar a toda costa que se examinen sus cuentas": "El tribunal de lo contencioso está colapsado en Andalucía y un recurso de estas características puede tardar en resolverse cuatro años".

La Cámara espera que el fiscal y el juez actúen antes de que se resuelva. "Aceptar criterios prejudiciales es aceptar un fraude de ley. Espero que los juzgados no caigan en esta trampa", concluye Navas.

Contratas 2.000 fue incluida en los planes de fiscalización de la Cámara "porque es la que tiene mayor volumen de negocio y recibe más transferencias del municipio"; además, "es una empresa especial, con un objetivo muy amplio y muchas y diversas actividades".

El Ayuntamiento marbellí ha transferido a esta sociedad 12.421 millones de pesetas entre 1992 y 1995. Contratas 2.000 tiene un capital social de 1.650 millones y, según sus estatutos, gestiona contratos de servicios y proveedores.

El Congreso resolverá próximamente una propuesta del PSOE, apoyada por el PP e IU, en la que se pide que el Tribunal de Cuentas del Estado fiscalice al Ayuntamiento de Marbella y a las 22 empresas que constituyó Gil y cuya contabilidad no ha sido auditada. La Fiscalía Anticorrupción investiga también las actividades de Gil en su corporación.

Por su parte, Gil insistió ayer en que es víctima "de una persecución política total".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de noviembre de 1998

Más información

  • Le acusa de un delito de desobediencia