Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trasplante de mano

El hombre al que le fue trasplantada una mano hace siete semanas ha empezado a mover sus dedos. El cuerpo de Clint Hallam, australiano de 48 años, no ha rechazado el trasplante, lo que hace al equipo médico que le atiende sea optimista. Tardarán un año, sin embargo, en ver si la regeneración de sus nervios permite al paciente sentir frío, calor o sensaciones al tocar. Casi un millón de personas pueden ser receptoras de brazos o piernas si este trasplante resulta un éxito, según el cirujano que le operó.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de noviembre de 1998