Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas duda de la viabilidad de Astilleros Españoles y el Gobierno anuncia otro ajuste

La Comisión Europea le dio ayer un fuerte rapapolvo a Astilleros Españoles, y el Gobierno ha aprovechado el viaje para anunciar un nuevo plan de ajuste. Las pérdidas fueron en 1997 de casi 24.000 millones de pesetas, cinco veces más de lo previsto. La plantilla será a final de año de 6.100 tras un ajuste de 3.900 personas en los últimos tres años.Este año se va a superar el límite de producción pactado con Bruselas, y la Comisión estima que existe "riesgo de que varios astilleros no consigan alcanzar la viabilidad al final del presente año", el último en que se pueden recibir ayudas. Para evitarlo, el ministro de Industria y portavoz del Gobierno, Josep Piqué, anunció ayer que propondrá un nuevo plan de ajuste.

El ministro de Industria quiso huir de dramatismos y descartó el cierre de centros de producción, pero de sus palabras de ayer en Bruselas se desprende un aroma de recorte de plantilla o de salarios. "Eso es algo que ya se verá", dijo en rueda de prensa. "Estamos elaborando un plan que se va a discutir con la Comisión en las próximas semanas y permítanme que no anticipe algo concreto, porque hay que presentarlo a los sindicatos, como es natural", agregó.

Pero advirtió también de que el Gobierno contempla todo tipo de medidas: "No hay apriorismos. Cualquier cosa que garantice la viabilidad de los astilleros públicos, por lo menos hay que discutirla". Aunque aseguró que "el Gobierno hará todo lo posible para que no se produzca ningún cierre" de factorías.

Esta situación se produce tras el segundo informe de seguimiento del plan de ajuste pactado entre la Comisión Europea y el Gobierno español. El documento, elaborado por Bruselas, a partir de la información transmitida por Madrid y de la obtenida por funcionarios europeos en sus inspecciones a los astilleros de Astander, Barreras, Astano y Juliana, reconoce que "parece que se está dando cumplimiento" a las condiciones que se impusieron para otorgar las ayudas públicas del plan de ajuste, pero advierte sobre el peligro de que algunos astilleros sigan siendo inviables tras el presente ejercicio.

Eso no sería grave en tiempos pasados, porque los astilleros públicos europeos llevaban años sin ser viables. El problema es que ya no se pueden dar más ayudas públicas de las que están aprobadas, por lo que los centros que no logren ser rentables parecen condenados a desaparecer.

El informe de la Comisión destaca que las pérdidas se elevaron en el ejercicio 1997 a 23.996 millones de pesetas, sobre un volumen de negocio de 139.607 millones. Unas pérdidas del 45% inferiores a las del ejercicio anterior, pero más de cinco veces superiores a los 4.539 millones de pesetas de números rojos que preveía el plan de reestructuración. De ahí -y de los aumentos de producción sin elevación de productividad- deriva la preocupación de Bruselas.

Preocupación

"Entendemos esa preocupación", señaló Piqué, tras informar de este tema al Consejo de Ministros europeos de Industria y después de tratar el asunto de forma bilateral con el comisario responsable, Karel van Miert."Hay una desviación de resultados que es producto, primero, de resultados internos, pero también de la situación internacional", admitió. Lo primero significa que ha habido "mayores costes que los previstos en términos de rendimiento por unidad de producto, de costes laborales asociados al precio del producto final; por lo tanto, lo que hay es, básicamente, un problema de productividad".

Lo segundo se debe a lo que el ministro definió como "impacto de la situación de Japón y Corea del Sur. (...) En particular, Corea del Sur está haciendo una competencia que desde nuestro punto de vista es desleal desde hace bastante tiempo (...)", explicó Piqué. Fuentes de Astilleros señalaron ayer que se ha conseguido cumplir la práctica totalidad del Plan Estratégico de Competitividad.

Los ministros de Industria de la UE acordaron fijar un calendario estricto para reducir capacidad en la siderurgia, decisión que también afecta a España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de noviembre de 1998

Más información

  • Las pérdidas en 1997 quintuplicaron lo previsto