Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas afirman que no admitirán chantajes respecto a la deuda pública de la Junta para 1999

Los socialistas no están dispuestos a que el PP incluya en el paquete de las negociaciones reabiertas el pasado 20 de octubre entre la Junta y el Gobierno los acuerdos respecto a la autorización de la deuda pública andaluza y las ayudas por el vertido de Aznalcóllar. El secretario de Organización, Luis Pizarro, afirmó ayer que es una "tremenda falsedad" que tales asuntos estuvieran dentro de las conversaciones y califica de "enorme frivolidad" que el PP pretenda "chantajear" con ellos a la Junta para desbloquear otras cuestiones, y que Arenas aparezca "como el gran conseguidor".

El PSOE sostiene que ni la autorización de la deuda pública de la Junta para los presupuestos de 1999, junto con todo el escenario financiero, ni las ayudas por el vertido de Aznalcóllar -por un total de 18.000 millones- figuraron nunca en la agenda de las negociaciones reabiertas el pasado 20 de octubre. Estos acuerdos se cerraron en el mes de julio entre la Junta y el Gobierno, y deberían haberse firmado en septiembre, por lo que el propio Manuel Chaves acusó al Gobierno de "ralentizar" su materialización. El retraso puede perjudicar la imagen de alta credibilidad que tiene la Junta andaluza en los mercados financieros. Pizarro calificó ayer de "frivolidad" que ahora desde el PP se pretenda ejercer presión y "chantajear" a la Administración andaluza con un asunto "que es de ley" para desbloquear otros temas pendientes. "Podemos demostrar que en el calendario que fijamos en octubre no figura nada de esto", indicó el socialista, quien añadió que su partido no va admitir chalaneos. "Si Javier Arenas [ministro de Trabajo y presidente regional del PP] quiere aparecer como el gran conseguidor, con nosotros no va a jugar, por ahí no vamos a pasar". El secretario de Organización retó al PP a realizar las mismas "estratagemas, engaños y cortinas de humo" con la Generalitat de Cataluña, y afirmó que éste no es un buen camino para buscar la negociación. Pizarro conminó al Gobierno a cumplir su palabra y convocar las comisiones mixtas de transferencias.

El "empecinamiento" del Gobierno

La diputada del PSOE Amparo Rubiales exigió ayer al Gobierno central que abandone su "empecinamiento" y reconozca el censo real de determinadas comunidades autónomas, en especial Andalucía, en donde se está perdiendo dinero al no incluir el aumento de población en sus estadísticas. Durante el pleno del Congreso que empezó a debatir el proyecto de ley de presupuestos para 1999, Rubiales explicó que Andalucía está dejando de ingresar 41.000 millones de pesetas por ese desajuste entre la población censada respecto a la real. La diputada socialista criticó que el Gobierno eluda su responsabilidad de ajuste con la excusa de que esa decisión es competencia del Consejo de Política Fiscal. Por su parte, también en el pleno, el diputado de IU Pedro Ríos exigió al Ejecutivo que "promueva la discusión para la revisión o actualización" del censo, que se aleja de la realidad y añadió que sólo en Andalucía existen 300.000 personas más de las censadas. En el País Valenciano y Murcia la cifra ronda las 100.000 personas más que las censadas, en cada caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de noviembre de 1998

Más información