Y en eso llegó Fidel

En un gesto de deferencia hacia el ministro español, el presidente cubano, Fidel Castro, acudió ayer tarde a escuchar la conferencia de Abel Matutes. Castro, que conocía su contenido, no se dio por aludido ante el paralelismo que Matutes trazó entre la transición española y la que el Gobierno de José María Aznar quisiera que hubiera en Cuba. Sólo discrepó en un punto. Señaló que "Cuba no está anclada en el pasado sino en el futuro".Castro, que conversó durante unos minutos con Matutes al término del acto y acudió luego a la recepción ofrecida en la embajada española en La Habana, dijo haberse sentido emocionado al oír juntos los himnos de España y Cuba en el centenario de la independencia cubana. Hoy "todo es bueno en las relaciones con España". Castro elogió la creciente presencia económica de España en América Latina, a la que se había referido Matutes durante la conferencia. "Estuve a punto de levantar la mano para reclamar más inversiones". Y señaló que Cuba es el mejor lugar del mundo para invertir: "No hay riesgo de revoluciones ni de nacionalizaciones".

Más información
Matutes dice que Cuba debe aprender de la transición política española
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS