Al borde del pantano

Un proceso judicial aún en curso amenaza el futuro del cámping municipal de Sigüés (Zaragoza), junto al embalse de Yesa, y ha provocado la inquietud entre sus más de 400 socios, la mayoría de ellos navarros y guipuzcoanos. Ubicado en un bello enclave junto a uno de los más importantes embalses del Pirineo, a 50 kilómetros de Pamplona, el cámping atraviesa momentos difíciles debido al respaldo judicial que han obtenido los propietarios originales de los terrenos donde se asienta. Tras años de pugna jurídica, éstos han conseguido del Tribunal Superior de Justicia de Aragón un pronunciamiento favorable a la reversión de los terrenos gracias a que en los años sesenta el Estado expropió forzosamente la zona para construir el embalse de Yesa y en 1982, los cedió en precario al municipio de Sigués a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). En 1985 se inauguraron las instalaciones del cámping más popular para los navarros, aunque desde años atrás se venían usando las orillas con el mismo fin y ya se instalaban en ellas caravanas y tiendas de campaña. Ahora, los propietarios han conseguido una sentencia que obliga a la CHE a devolver lo expropiado y el Ayuntamiento no ha tenido éxito en su intento de comprar o alquilar los terrenos donde se asientan las actuales instalaciones del cámping, de segunda categoría y con capacidad para 600 personas. Cartas a socios Aunque la sentencia está recurrida, el Ayuntamiento ha enviado cartas a todos los socios (115 familias con unos 400 miembros, de las cuales la mayoría son navarras y algunas, guipuzcoanas) comunicándoles el contratiempo. "Lo peor es que llevamos décadas veraneando en Yesa y tienes allá amigos y recuerdos. Mi hija conoció a quien ahora es su marido en el cámping y, al margen del lío de pensar en otra ubicación para la caravana , te fastidia porque el sitio es fantástico y has hecho parte de tu vida en él", asegura uno de los socios pamploneses. De hecho, en el cámping se asienta desde 1987 la Escuela de Náutica de la Federación Navarra de Vela que todos los años imparte cursos de navegación a cientos de escolares en las aguas del embalse y del que son monitoras Susana González y Ana Nagore, campeonas españolas de vela. La dirección del cámping no quiere alarmismos. "De momento nadie tendrá que desalojarlo. Y esperamos el pronunciamiento definitivo de los tribunales, que puede tardar un tiempo. Pero hay que dar un margen a la esperanza". No obstante algunos socios se han planteado ya el traslado al cámping Mar del Pirineo, situado a pocos kilómetros y cuyos terrenos sí son propiedad del municipio, o el embalse de Alloz, junto a Estella, como alternativas de futuro si definitivamente se vieran obligados a retirar sus caravanas a finales de año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS