Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retrasos en el 50% de los vuelos de Barajas por la tercera pista

El aeropuerto de Barajas continúa efectuando ajustes para poner en funcionamiento el próximo jueves su tercera pista. Más de la mitad de los 690 vuelos que operaron ayer en el aeródromo madrileño (385) sufrieron retrasos superiores a los quince minutos. El retraso medio que registraron los vuelos llegó a los 24 minutos, según los datos aportados por fuentes del aeropuerto.Estas demoras se debieron a los "vuelos de calibración" que se realizaron durante tres horas y media. Comenzaron sobre las dos de la tarde y concluyeron a las siete. Estos vuelos sirven para ajustar el llamado sistema Papi, que permite la aproximación de los aviones a Barajas, según explicó un portavoz del aeropuerto. Esos movimientos sobre el espacio aéreo madrileño obligaron a trabajar en la denominada configuración sur, que lleva a los aviones a aterrizar y despegar en sentido sur. En esta situación, las medidas de seguridad establecen que el tiempo entre cada despege o aterridaje sea mayor para evitar accidentes. Después de las pruebas, Barajas volvió a la configuración norte, que permite 50 aterrizajes y despegues por hora.

La tercera pista de Baraja ha costado 30.000 millones de pesetas. Sin embargo, ha nacido con carencias. Como no dispone todavía de su propia terminal de viajeros, los aviones tendrán que recorrer cinco kilómetros hasta alcanzar la cabecera de la nueva pista cuando despegen desde el norte de la misma. Los pilotos han calculado que emplearán unos 14 minutos en recorrer esa distancia.

La nueva terminal para la tercera pista no estará lista hasta el año 2001. El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, ha señalado que hasta el próximo febrero no tiene previsto recibir los planos del edificio, cuyo presupuesto se acercará a los 50.000 millones de pesetas.

Otra limitación de la nueva pista es que los aviones tendrán importantes dificultades para despegar (no para aterrizar) en caso de que cambie la dirección del viento y tengan que salir en sentido sur.

Nueva torre de control

El pasado viernes comenzó a estar operativa la nueva torre de control de Barajas. Este edificio, de 71 metros de altura, cuenta con la tecnología más avanzada para el control aéreo, según Aeropuertos Nacionales y Navegación Aérea (AENA).Dispone de cinco pisos de servicios, entre los que destaca su fanal (campana de cristal que corona la instalación). Permite la visión completa de las dos pistas actuales y de la nueva, gracias a su acristalado de 360 grados. La instalación cuenta, además, con tres estaciones meteorológicas que informan de la velocidad y dirección del viento, de la temperatura ambiente y de la humedad del aire.

Según AENA, la nueva torre de control y la tercera pista descongestionarán el aeropuerto "como principal enclave de las comunicaciones aéreas internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de noviembre de 1998