Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

300 desalojados por un incendio en una discoteca de Valladolid

Más de 300 personas tuvieron que ser desalojadas en la madrugada de este pasado domingo de la discoteca La Maraca de Valladolid tras detectar los empleados de la sala un incendio en el que no se registraron daños personales y que finalmente sólo afectó a unos 20 metros de la techumbre de la misma.La sala de fiestas, una de las más antiguas de Valladolid, se encuentra ubicada en el número 46 del paseo de Zorrilla de la capital, y especialmente los fines de semana congrega a cientos de jóvenes, en su mayoría estudiantes.

Según su propietario, el industrial Juan Carlos Ferrero, "pasadas las dos de la madrugada detectamos un fuerte olor a humo y tras diferentes comprobaciones descubrimos en un proyector de luz el foco del incendio". En ningún momento hubo llamas, relataron algunos clientes de la discoteca que minutos después de detectarse el problema, y a la vista de que no podía ser sofocado con los extintores del establecimiento, fueron invitados a abandonar el local "que empezaba a llenarse de un humo muy negro y con apariencia de ser muy tóxico", explicaron.

Los jóvenes clientes, junto a los empleados de la discoteca, abandonaron la sala por las puertas principal y de emergencia mientras llegaban los bomberos, que alertados por el propietario desplegaron junto a la discoteca dos motobombas.

También se desplazaron al lugar del suceso varias ambulancias de la Cruz Roja que no tuvieron que actuar en ningún momento y otros efectivos de la Policía Municipal que acordonaron la zona.

Tras las primeras investigaciones de los técnicos, se comprobó que una chispa en un grupo de cables de la instalación eléctrica fue la causante del humo que además de a la sala afectó a la caja de escalera del edificio en cuyo bajo se encuentra la discoteca.

El alcalde de Valladolid, el popular Javier León de la Riva, destacó "el comportamiento civilizado" de los jóvenes, anunció una investigación y se felicitó por que funcionaran a la perfección los sistemas de seguridad de la discoteca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de noviembre de 1998