Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las nutrias estrenan madriguera en el Zoo

El Zoo de Barcelona presentó ayer en sociedad a su primera pareja de nutrias, recién llegada de Asturias, con la misión de popularizar su especie entre los más pequeños. Sidra y Teix pertenecen a la misma camada, nacida hace un año y medio, y desde hace dos días disponen de un hábitat fluvial de 339 metros cuadrados construido especialmente para ellas en el zoológico. El motivo por el que es poco frecuente contemplarlas en cautividad radica en su timidez y en sus costumbres noctámbulas poco dadas a recibir visitas, lo que impide observarlas con el detenimiento que exige el público. Sin embargo, los cuidadores de las nutrias han logrado que modifiquen sus hábitos para delicia de los visitantes. Su llegada a Barcelona se inscribe en el Proyecto Nutria, que se puso en marcha en Cataluña hace tres años y que persigue devolver a los ríos esta especie que sobrevive en las riberas del Pallars Jussà y de la Alta Ribagorça. El proyecto, promocionado por la Fundación Territorio y Paisaje de la Caixa de Catalunya, ha permitido recuperar ya una treintena de ejemplares, procedentes de Extremadura y Asturias. A cada nutria se le está implantando un radiotransmisor que permitirá seguir sus movimientos durante un año, una vez liberada. La contaminación y la búsqueda de la piel de este animal pusieron al borde de la extinción a esta especie hoy protegida. A la presentación de la pareja de nutrias asistió el alcalde de Barcelona, Joan Clos, quien desgranó los proyectos previstos en la parte alta de Montjuïc, junto al nuevo Jardín Botánico. La pincelada emotiva la dio Jordi Sargatall, director de la fundación, al recordar que la última huella de una nutria salvaje que vio fue en 1978, cuando se opuso a las máquinas que iban a construir en los Aiguamolls del Empordà un parque que Sargatall dirigiría después durante 15 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de octubre de 1998