Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN advierte a Milosevic de que el plazo para retirar sus fuerzas de Kosovo expira hoy

La OTAN apremió ayer al presidente de la República Yugoslava, Slobodan Milosevic, a que retire en pocas horas 4.000 policías especiales destinados en Kosovo, que considera excesivos, así como las armas pesadas. De lo contrario, reiteró, sigue presta a efectuar bombardeos selectivos sobre Serbia. El Consejo Atlántico decidirá hoy si ejecuta o aplaza la orden de actuación militar. La alta misión militar que la OTAN envió el sábado a presionar a Belgrado rindió cuentas anteanoche al secretario general, Javier Solana, y ayer a los embajadores de los Dieciséis.

Los miembros de la misión, el comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa, Wesley Clark, y el presidente del Comité Militar, Klaus Naumann, se entrevistaron con los jefes militares serbios y con el propio Milosevic durante 15 horas. Operaban sobre una carta de Solana al dictador en la que el secretario general denunciaba la presencia desproporcionada de tropas regulares y policiales en la provincia. Y también con una exacta radiografía de las mismas, que sorprendió a sus interlocutores.El diagnóstico concluye constatando que Belgrado ha empezado la retirada de las tropas excesivas, o sea, las que exceden del nivel de presencia normal. Es decir, del existente antes del 28 de febrero, cuando Milosevic inició la operación de sangre y fuego contra los kosovares. Pero no lo ha concluido.

Se necesitan hechos

Lo más grave es el mantenimiento casi intacto de 11.000 policías especiales, cuando el tope son 7.000. Belgrado debería retirar, pues, a 4.000 hombres. Junto a ello, el incumplimiento de la orden de retirada dada por el Consejo de Seguridad de la ONU y asumida por la OTAN ha sido grande en el capítulo de tanques, artillería y otras armas pesadas que intimidan a la población.Aunque Milosevic se comprometió a cumplir lo que falta, Clark y Naumann respondieron que de poco valen las palabras si no van seguidas por hechos, y antes de la reunión del Consejo Atlántico de esta tarde. En él, los Dieciséis decidirán qué hacen con la orden de actuación a la cúpula militar, cuyo plazo adicional suspensivo de una semana concluye esta noche. Solana reiteró ayer en otra carta el apremio a la retirada de tropas.

Hay cuatro hipótesis. Una, que el cumplimiento sea completo, lo que desembocaría en la anulación de la orden de actuación. Dos, si las violaciones son tan flagrantes, no quedará más remedio que activar la orden y bombardear de inmediato. Tres, que la obediencia de Belgrado a la OTAN se califique de "parcial" y se le otorgue un plazo adicional de dos o tres días al objeto de llenar las lagunas y completar la retirada. Y cuatro, la misma hipótesis, pero en vez de ampliar el plazo del ultimátum, se mantendría con carácter indefinido, aunque se sujetaría la ejecución militar de la orden a una suerte de última ratificación previa por parte del Consejo Atlántico.

Anoche, las hipótesis más probables parecían estas dos últimas, pero nada se descartaba. Lo único cierto para la OTAN es que "Milosevic sólo se mueve a resultas de cada nueva presión". Igual tesis mantuvo el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, reunido en Luxemburgo. Los Quince reclamaron el "inmediato y completo cumplimiento" de los compromisos alcanzados en el acuerdo Milosevic-Holbrooke. La situación humanitaria en Kosovo "es desastrosa, aunque ha mejorado en algunos aspectos", pues de los 50.000 desplazados refugiados en los bosques sólo quedan 10.000, informó la comisaria Emma Bonino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 1998

Más información

  • El Consejo Atlántico decidirá si ejecuta o prorroga la "orden de actuación" contra Belgrado