Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

El PP gana cinco escaños, aumenta sus votos en un 70% y se convierte en la segunda fuerza

, El PP vasco ha superado sus propias expectativas y obtenido en estas elecciones el mejor de los resultados de ese partido en Euskadi. Ha aumentado en un 70,5% su número de votos (103.620 más que en 1994) y gana cinco escaños (pasa de 11 a 16). Estos datos convierten en la segunda fuerza política al partido que lidera en el País Vasco Carlos Iturgaiz. Además el PP arrebata en Álava el primer puesto al PNV gracias a los votos que le resta a Unidad Alavesa. Aclamado por sus seguidores, Iturgaiz recordó ayer a los ediles asesinados por ETA y dijo que ellos han conseguido el triunfo para el PP.

El PP ha revalidado en estas elecciones su posición como primera fuerza política en San Sebastián e incrementado el número de votos tanto en las otras dos capitales como en los tres territorios. En total, ha pasado de 146.960 votos en las autonómicas de 1994 a 250.580 en estos comicios.El presidente del PP vasco, que recibió una llamada telefónica del presidente José María Aznar para felicitarle por el resultado electoral, no pudo evitar en su primera comparecencia tras conocer los resultados finales de estas elecciones autonómicas, referirse a los momentos "difíciles" que han vivido los cargos públicos de su partido a lo largo de la pasada legislatura por la amenaza de ETA.

Iturgaiz, aplaudido efusivamente por militantes de su partido en el hotel Carlton de Bilbao, no quiso hablar ayer de posibles coaliciones de gobierno. Felicitó al PNV por haber logrado ser el primer partido político en Euskadi y dijo que lo que han votado los vascos pone de manifiesto la pluralidad del País Vasco y rechaza aquellos que "querían monopolizarlo hacia el nacionalismo porque lo que han dicho los electores en las urnas es que la sociedad vasca es tremendamente plural".

Habían marcado su objetivo en 14 parlamentarios y lo han superado. El PP ha ido incrementando progresivamente el número de votos elección tras elección desde las autonómicas de 1994 en las que lograron casi duplicar su número de diputados en la Cámara de Vitoria.

Su mensaje a lo largo de la campaña electoral de defensa de la Constitución y el Estatuto de Autonomía y en contra de la Declaración de Estella -suscrita por los partidos nacionalistas vascos, IU y varios colectivos sociales-, ya que para ellos ésta es igual a independencia, ha calado hondo entre los votantes del País Vasco y han obtenido la respuesta que esperaban.

A tenor de los resultados obtenidos, han convencido a muchos vascos con su mensaje de que los nacionalistas tienen como objetivo reclamar el derecho de autodeterminación para luego pedir la independencia del resto de España. Los populares del País Vasco que se proclaman europeos, españoles y vascos han realizado intensos llamamientos a los votantes que se abstienen en campañas autonómicas con respecto a elecciones generales, más de 200.000 ciudadanos, y cuyos votos van a los partidos de ámbito estatal.

Los dirigentes y cargos públicos del PP, que han sufrido a lo largo de esta legislatura el azote del terrorismo, han vivido estas elecciones con un mayor relajo del que disfrutaban hasta el 16 de septiembre. El anuncio de tregua de ETA ha ido cambiando a lo largo de este último mes sus hábitos de vida.

Los candidatos del PP en Euskadi han tenido como nunca un respaldo de toda la dirección del PP y de los ministros del Gobierno que se han paseado por los pueblos y ciudades de la comunidad vasca para pedir el voto. El presidente del Gobierno, José María Aznar, ha viajado al País Vasco en tres ocasiones para movilizar con su presencia y sus discursos a los simpatizantes del PP, que además ha tenido menos problemas que en anteriores elecciones para conseguir apoderados para las mesas electorales.

Una de ellas fue Marisol Fernández, la viuda de Manuel Zamarreño, concejal del PP en Rentería (Guipúzcoa), la última víctima de ETA hasta ahora. "Hace cuatro meses que le mataron y yo no podía quedarme en casa como si nada pasase". Evitó mirar al apoderado de EH, que vestía una camiseta pidiendo la libertad de los presos etarras. Ella pensaba que éstos, incluso los que asesinaron a su esposo, podrán pasearse algún día por las calles de Euskadi y que, en cambio, Manuel jamás podrá volver a hacerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de octubre de 1998

Más información

  • Carlos Iturgaiz recuerda a los concejales asesinados por ETA y les atribuye el triunfo