ELECCIONES EN EL PAÍS VASCO

Mayor solicita a los Gobiernos europeos que no intervengan en el proceso de paz de Euskadi

El ministro del Interior, Jaime Mayor, intervino ayer en el Consejo de Europa con un discurso en el que, además de dar cuenta de las perspectivas de paz abiertas con la tregua de ETA, pidió a los Gobiernos que se abstengan de involucrarse en los intentos de internacionalizar la resolución del conflicto vasco. Este mensaje, subyacente en el discurso con el que el ministro inauguró la conferencia parlamentaria europea sobre el terrorismo, fue hecho explícito por el propio Mayor en la posterior conferencia de prensa celebrada en la Embajada española de Estrasburgo. "No tengan ustedes ninguna duda de que el Gobierno de España sabrá asumir su responsabilidad", proclamó ante los representantes de los Gobiernos europeos.

Mayor, que tenía prevista esta intervención desde hace dos meses, fue nítido al recordar en el Consejo de Europa que "todos los países asentados en la libertad y la democracia tenemos ordenamientos jurídicos e instituciones igualmente democráticos", y dicho esto reclamó confianza mutua entre los distintos Estados de derecho. "Sin esa confianza mutua, la cooperación internacional, que es sobre todo la respuesta a una actitud, sería", dijo, "un instrumento estéril y vacío de contenido".Aunque el ministro se mantuvo siempre alejado del terreno de las alusiones directas, sus palabras respondían muy probablemente al doble propósito de evitar que algunos Gobiernos europeos cedan a la tentación de mediar en el asunto y de desmentir la imagen de un Gobierno Aznar intransigente, instalada en algunos gabinetes.

El mensaje fue más explícito en las declaraciones que Mayor efectuó en la conferencia de prensa en la Embajada. "Lo que hace falta es confianza en el Gobierno español. No puede haber, no debe, ni va a darse, la internacionalización del conflicto", aseguró, después de anunciar que la tregua de ETA y las perspectivas de paz abiertas serán estudiadas a fondo en la próxima cumbre hispano-francesa que se celebrará el mes próximo. Francia, que sigue respondiendo con el silencio oficial a la interpelación contenida en el comunicado de tregua de la organización terrorista, no es, obviamente, el destinatario del mensaje de Mayor. Más bien parece que el ministro quiso desautorizar la alternativa de Bélgica, país invocado reiteradamente por HB como escenario propicio para "las conversaciones", así como la línea de intervención norteamericana ensayada en la vía irlandesa.

Tanto en el Consejo de Europa como en la conferencia de prensa, el ministro reiteró las palabras de José María Aznar de que el Gobierno español "no será insensible ni permanecerá inmóvil ante las nuevas circunstancias" y que "sabrá administrar esa nueva etapa con prudencia y también con decisión". Subrayó el principio de que las autoridades españolas no van a aceptar la paz armada a cambio de concesiones políticas ilegítimas. "El Gobierno", proclamó, "no va entrar en la negociación de paz por ventajas políticas".

Ante los representantes de los casi 40 Gobiernos europeos, Mayor reiteró que la tregua "no es un fruto casual, sino causal", resultado "de la validez, la vigencia y la eficacia de la firmeza democrática frente al terrorismo". Y afirmó: "Tenemos que hacer que la tregua sea irreversible. Cuanto más se levanta el acelerador en el terreno policial y judicial, más posibilitamos que ETA vuelva a matar. El Estado no baja la guardia, el Estado de derecho no tiene tregua".

El ministro se escabulló dialécticamente al ser preguntado por el posible traslado, antes de las elecciones, de un grupo de presos de ETA a cárceles vascas. "No lo descarto ni lo confirmo", dijo, "pero tampoco sería la primera vez. La política penitenciaria no va a cambiar en estos momentos, cambiará en la medida en que se consolide el escenario de paz. En todo caso", añadió, "no lo haremos anunciándolo, sino con naturalidad, como fruto de la política penitenciaria".

A su juicio, lo urgente no es debatir escenarios futuros, ni especular sobre el rumbo del proceso, sino fortalecer la cohesión de los partidos democráticos. "Si hemos luchado juntos contra los crímenes, ahora debemos hacerlo para administrar esta nueva situación". La segunda gran tarea, dijo, es garantizar que "los vascos hablen en libertad" el día 25 y que ETA respete las urnas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción