Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La demanda de créditos en Málaga subió un 22% en el primer semestre del año

,Los malagueños mantienen una gran confianza en la situación económica de la ciudad, y no sólo porque lo digan en las encuestas (el 53% cree que la situación es positiva y mejor que en el conjunto de Andalucía), sino que lo demuestran con su propio comportamiento. Así, la demanda de créditos a las entidades financieras creció espectacularmente en el primer semestre del año (22%) y los préstamos otorgados por éstas en la ciudad superan por primera vez el billón de pesetas.

Los datos de Analistas Económicos de Andalucía muestran de hecho que la economía de la ciudad de Málaga mantiene en 1998 un ritmo de crecimiento superior a la media andaluza y nacional (5% en el primer semestre). Lo que sí ha variado es la percepción de la situación y, por ende, la confianza propia. El observatorio de la Fundación Ciedes, gestora el Plan Estratégico de Málaga, señalaba en el primer trimestre de 1997 que el 46% de los malagueños consideraban la situación económica de la ciudad positiva, calificación que ascendía hasta el 50% para el conjunto de Andalucía. Situación positiva Un año después, y con indicadores económicos muy similares a los de entonces, ha crecido hasta el 53,6% el porcentaje de ciudadanos que entienden que la situación de la capital de la Costa del Sol es positiva, mejorando a la de Andalucía, calificada de positiva ahora por el 48,2%. Especialmente llamativo ha sido el aumento de los créditos bancarios al sector privado (22%, ocho puntos más que en el conjunto de la comunidad autónoma), de forma que a la ciudad de Málaga van a parar 16 de cada 100 pesetas de los préstamos concedidos por las entidades financieras en Andalucía. Y es que las inversiones en la ciudad crecieron en el primer semestre del año un 335%, según los datos del registro industrial, con un volumen global de 7.740 millones de pesetas, más de la quinta parte del total andaluz. Esta buena marcha de la economía ha propiciado que entre enero y junio creciera el empleo un 16%, más de 10 puntos por encima de la media andaluza, con un descenso de cinco puntos en la tasa de paro. Sin embargo, el empleo en la industria no acaba de despegar y pese al importante incremento de las inversiones y de la actividad, el aumento del empleo en este sector apenas fue del 1,25% en la primera mitad del año. Los servicios siguen siendo el principal motor de la economía malagueña, con un aumento del empleo superior al 20%. La importancia de este sector llega hasta el punto de que empieza a acaparar el mercado de trabajo. La dependencia es casi total para la población femenina, ya que el 90% de las mujeres que han encontrado trabajo a lo largo de los primeros seis meses de 1998 lo han hecho en actividades vinculadas al sector económico de los servicios. La población activa masculina, por el contrario, tiene más alternativas, sobre todo la construcción, aunque son también mayoría quienes se colocan en los servicios (60%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998