Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton condena la agresión a un homosexual que sufrió una brutal paliza

Un joven estudiante homosexual se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Laramie (en el Estado estadounidense de Wyoming) después de recibir una brutal paliza de otros dos jóvenes de la ciudad. Un ataque que el presidente Bill Clinton condenó el sábado con firmeza. "Estoy profundamente afligido por la agresión perpetrada contra Mathew Shepard", indicó Clinton. Shepard, un estudiante de 22 años, está hospitalizado en estado crítico. El pasado martes, el joven se dejó seducir en un bar de Laramie por dos hombres que se hacían pasar por homosexuales, según informó la policía local. Los dos individuos, Russell Henderson, de 21 años, y Aaron McKinney, de 22, condujeron a continuación a Shepard a las afueras de la ciudad, donde le golpearon con un revólver. Dieciocho horas más tarde, dos motociclistas le encontraron atado a una valla e inconsciente. Tenía quemaduras en el cuerpo y cortes en el rostro y el cuello, informó el sábado la Liga de Derechos Humanos de Washington.

La policía encontró las tarjetas de crédito de Shepard y sus zapatos en el camión que conduce Aaron McKinney. Los investigadores también encontraron el revólver, manchado de sangre, en la parte posterior del camión.

Russell Henderson y Aaron McKinney han sido acusados de intento de asesinato, secuestro y robo con agravante. Serán conducidos ante un tribunal este mes. Clinton deploró la multiplicación de los "crímenes odiosos" que desde hace un año se producen en EEUU. "No hay nada más importante para el país que oponerse juntos a la intolerancia y el fanatismo violento", aseveró Clinton.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 1998