Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos navarros no se ponen de acuerdo sobre la tregua

Los dos principales partidos políticos navarros, UPN-PP y PSN-PSOE, siguen sin ponerse de acuerdo en cuál es el escenario idóneo para debatir la nueva situación creada por la tregua de la organización terrorista ETA y la unidad de los partidos nacionalistas e IU en torno a la Declaración de Estella. El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, volvió a pedir a los socialistas navarros que concreten en iniciativas parlamentarias el contenido del pacto de estabilidad que el pasado domingo ofreció en la localidad de Castejón el secretario general del PSN-PSOE, Juan José Lizarbe, a las fuerzas democráticas de esta comunidad. Aprovechando la celebración del Día de la Rosa y en presencia del secretario de Política Autonómica del PSOE, Ramón Jáuregui, Lizarbe enumeró cuatro puntos que deberían quedar al margen de cualquier pugna electoral. Se trata de la reforma del artículo 29 de la ley de Amejoramiento del Fuero, que regula la elección presidencial; el desarrollo máximo del autogobierno navarro en el marco constitucional; la definición de un nítido modelo institucional ante el proceso de pacificación y la puesta en marcha de políticas de desarrollo socioeconómico que refuercen la identidad regional. Todo ello para evitar que Navarra quede fuera de los circuitos de discusión del proceso de paz. "Que pasen de los palabras a los hechos", es la respuesta popular. No perder el tren La preocupación de Lizarbe para que Navarra no pierda el tren de la paz por la carencia de un modelo político actualizado, expresada en la idea de que "Navarra es más comunidad histórica que Galicia, Euskadi o Cataluña", fue remitida ayer por un tibio Sanz al ámbito parlamentario. UPN-PP insiste en que los socialistas están formulando propuestas inconcretas y sigue apostando por el foro parlamentario frente al deseo socialista de reactivar la Mesa por la Paz y la Tolerancia. Tampoco las iniciativas de UPN-PP para contrarrestar los efectos políticos de la tregua y de la Declaración de Estella han tenido hasta ahora más suerte. Los partidos parlamentarios decidieron la pasada semana posponer sine die el debate de la comunicación oficial remitida por el gobierno regionalista al Parlamento sobre la tregua etarra y la identidad de Navarra al considerar que el tema no es urgente. Sanz señaló ayer que no se ha reunido con Aznar para no generar "dudas acerca de la firmeza del Gobierno de España" en la defensa de Navarra. El portavoz parlamentario de UPN, Alberto Catalán, considera positivo que el PSN reconozca la necesidad de aunar esfuerzos por encima de intereses particulares, si bien, en declaraciones efectuadas a Radio Nacional de España, mostró su "escepticismo" ante la oferta al considerar que detrás hay "una campaña de imagen y lanzamiento de Lizarbe como líder".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1998