X BIENAL DE ARTE FLAMENCO

Clasicismo por alegrías

"Alegrías, eso sí que son unas alegrías bien bailás", decía una señora entre el público durante el estreno, la noche del pasado jueves, del espectáculo de Pepa Montes y Ricardo Miño. Seis movimientos de baile flamenco reunió en el escenario del Lope de Vega a dos artistas del llamado flamenco clásico, el guitarrista Ricardo Miño y la bailaora Pepa Montes, con elementos de fusión como el piano flamenco, que interpretó Pedro Ricardo Miño, o la batería de Luis Castillo. El espectáculo duró dos horas sin intermedio y, para algunos, se hizo "un poco largo". El público aplaudió especialmente el baile clásico de Pepa Montes y la voz de Arcángel. "Una cosa quiero dejar bien clara. No es una obra de teatro y no hay nada en play back. Pepa es la única bailaora de toda la Bienal que se enfrenta a seis bailes completos ella sola, desde el principio hasta el final", subrayaba antes del estreno Ricardo Miño, autor de parte de la música del espectáculo. Del riguroso directo no hubo ninguna duda y de los bailes tampoco, Pepa Montes interpretó zorongo, caña, taranta, tangos, y alegrías, entre otros. El Eléctrico y el Bobote, una pareja muy peculiar que arranca fácilmente los "oles" al público aparecieron intermitentemente en escena. "El piano está muy bonito, pero la batería...", comentaba una aficionada que sigue, desde hace muchos años, la carrera de Pepa Montes. A muchos no les agradó el "ruido" que hacía la batería y su predominancia en la mayoría de los puentes musicales que unieron los números de baile.

Más información

Día 26 de septiembre [PI] Luzía (Paco de Lucía). [PI] Teatro de la Maestranza a las 21.00. [PI] Precio: 1.600 a 4.000 pesetas. [PI] Aforo: Agotadas las localidades. [PI] Peñas Flamencas a las 24.00: [PI] Torres Macarena [PI] La Fragua [PI] El Chozas [PI] Precio: gratuita con invitación [PI] Aforo: 200 espectadores

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de septiembre de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50