Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Violencia contra los surafricanos en Lesoto tras la entrada de tropas

Las tropas surafricanas y botsuanas continuaron ayer combatiendo a los soldados rebeldes de Lesoto. Intentaban controlar a las bandas de saqueadores en la pequeña y destrozada capital de este enclave, que actuaron después de una noche de combates en la que 49 soldados de ambas partes murieron.Su intervención en este pequeño reino completamente rodeado de territorio surafricano, iniciada el martes al alba, ha desatado las iras de algunos sectores de la población, que ayer emprendieron una campaña de violencia contra intereses surafricanos.

El inicio de la crisis se remonta al pasado mes de agosto, cuando la oposición de Lesoto exigió la dimisión del Gobierno por fraude en las elecciones del pasado mayo. La tensión aumentó cuando parte del Ejército se unió a la oposición. Desde entonces se suceden las escenas de anarquía y desórdenes. Ayer, se contaron hasta 49 muertos en los combates, entre ellos nueve soldados surafricanos. Los demás eran militares insurrectos del pequeño enclave de Lesoto, que cuenta dos millones de habitantes. En las calles de Maseru, la capital, varios edificios fueron incendiados y comercios surafricanos saqueados.

"Han quemado la ciudad. Han quemado las casas de la gente. Ahora hay que contemplarles simplemente como a criminales", declaró el ministro de Exteriores de Lesoto, Tom Thabane. También afirmó que, después de siete semanas de desórdenes, y tras lo ocurrido estos días, se retrasará cualquier proceso de negociación o diálogo con la oposición.

Las tropas surafricanas y botsuanas respondieron con 600 y 300 hombres, respectivamente, a la petición de ayuda lanzada por el primer ministro de Lesoto, Pakalitha Mosisili, quien alertó sobre que el Gobierno ha perdido el control del Ejército.

La oposición acusa al primer ministro de fraude en unas elecciones, en mayo, en que obtuvo 79 de los 80 escaños. Algunos analistas militares aseguraban que Suráfrica se ha equivocado en esta intervención exterior, ya que ha sido "prematura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de septiembre de 1998