Los expertos pronostican en Benissa que la natalidad aumentará en la próxima década

Los expertos en demografía reunidos esta semana en Benissa mantienen que el índice de natalidad aumentará en la próxima década. Así, la profesora Anna Cabré, de la Universitat Autònoma de Barcelona, explica que "los índices de natalidad tan elevados del periodo 1967-1977 hacen prever un importante grupo de personas en edad fértil, que está retrasando su matrimonio y de la gestación de sus hijos (entre los 30 y 40 años), mientras que la generación posterior, de tendencias más conservadoras, tendrá su descendencia entre los 20 y 30 años. Esto provocará la coincidencia entre la gestación de los hijos de dos generaciones, por lo cual se duplicarán los índices normales de natalidad".

La profesora y directora del Centre d"Estudis Demogràfics establece que en el 2010 se producirá un pequeño boom demógrafico al coincidir estas dos generaciones. "La pirámide poblacional no se invertirá de una manera tan brusca como los índices de los últimos años apuntaban". Anna Cabré es una de las demógrafas, más destacadas que que ha participado en el I Fòrum Europeu de Benissa que durante toda la semana ha reunido a un centenar de alumnos y de profesionales interesados en los cambios sociales del nuevo siglo y en los comportamientos poblacionales del viejo continente. Europa: present, passat i futur es lema general de este primer encuentro en el que participó el ex ministro socialista, Pedro Solbes. Con la tesis de la profesora Cabré las pensiones y la cobertura social para las personas que en la actualidad tienen entre 30 y 40 años están garantizadas. "Además, la generación que se jubilará entonces, que nació entre 1937 y 1945, es una generación más reducida demográficamente, a causa de la elevada mortalidad infantil de los años de guerra y postguerra", agrega la profesora. En la Comunidad Valenciana, según los datos del profesor de la Universidad de Alicante Vicente Gozálvez, en 1991 se registró un descenso en el número de niños menores de 10 años, pero la tendencia general es de altas tasas de excedentes naturales y lento crecimiento poblacional. Por su parte, la investigadora catalana, que no dispone de datos exactos sobre las tasas de natalidad previstas, también incidió durante las jornadas en la situación en la que se encuentra la mujer, y en especial la de avanzada edad. "Hasta hace unas décadas no había mujeres que superaran los 70 años, y ahora ellas asumen el papel de madres que cuidan de sus nietos y ayudan en las tareas del hogar a sus hijos", indicó Cabré. Las estadísticas demuestran cómo la esperanza de vida es siete años superior en las mujeres que en los hombres. El envejecimiento poblacional fue otra de las cuestiones que centró la atención en las sesiones dedicadas a la demografía. Antonio Abellán, del Centro Superior de Investigaciones Científicas, recordó que "hace un siglo sólo un 3% del Producto Interior Bruto de los países europeos se dedicaba a jubilaciones, y ahora supera el 30%". En estos momentos, la Unión Europea tiene 57 millones de personas en edad avanzada que necesitan algún tipo de cobertura.

Limitar la inmigración

Durante el Fòrum de Benissa, que organiza la Universidad de Alicante se apuntó la necesidad de replantear las políticas de inmigración. "La población europea necesita inmigrantes que asuman determinadas funciones, pero debemos aplicar cupos de inmigración controlada", dijo Josep Bernabeu, profesor de la Universidad de Alicante, quien abogó por regularizar la entrada de inmigrantes. Los participantes invitaron a los gobiernos a "aplicar políticas de integración abiertas, que respeten la pluralidad de culturas". Pierre Jean Thurmerelle, de la Universidad de Lille (Francia) y Luigi di Comité de la de Bari (Italia) destacaron que se han producido importantes cambios en la procedencia de los inmigrantes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS