Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TREGUA DE ETA

La paz del Ulster, un largo proceso plagado de obstáculos

El acuerdo de paz de Irlanda del Norte llegó en abril pasado después de más de 30 años de conflicto y 3.200 muertos de ambos bandos. Fue el Gobierno conservador de John Major el que inició los primeros contactos en diciembre de 1993 con los protagonistas del conflicto. El 31 de agosto de 1994, el IRA decretó un alto el fuego unilateral como gesto de buena voluntad. Aunque no se anunció como definitiva, esa tregua carecía de fecha de caducidad. En noviembre de 1995, Londres y Dublín acordaron la creación de una comisión internacional presidida por el ex senador estadounidense George Mitchell. Los contactos, a través del Sinn Fein, el brazo político del IRA, se enredaron en un asunto capital: la entrega de las armas. El IRA, que rechazaba esa exigencia, reanudó su actividad armada el 2 de febrero de 1996 con una potente bomba en Londres. La respuesta ciudadana fue contundente; el día 22, más de 100.000 personas se manifestaron en diversas localidades de Irlanda y el Ulster para exigir la reanudación del alto el fuego.La victoria electoral del laborista Tony Blair en mayo de 1997 fue decisiva para impulsar el proceso. Blair apartó el espinoso asunto del desarme, posponiendo su solución hasta el final de la negociación. En julio de 1997, el IRA decretó un nuevo alto el fuego. Le siguen los principales grupos armados unionistas. El 24 de septiembre de ese año, todos los partidos norirlandeses iniciaron formalmente un proceso negociador repleto de obstáculos y salpicado de algunos atentados asilado. El diálogo culminó en abril de 1998 con el histórico Acuerdo de Stormont, que sentó las bases de una solución pacífica del conflicto y la puesta en libertad gradual de los presos. Ese compromiso fue refrendado en las urnas el 23 de mayo por el 94% de los votantes de la República de Irlanda y por el 71% de los de Irlanda del Norte. En diciembre, Blair se reunió en su residencia oficial de Downing Street con el líder del Sinn Fein, Gerry Adams. Fue la foto que escenificó la profundidad del cambio.

Dos grupos escindidos del IRA siguieron activos. Tanto el IRA Auténtico como el IRA Continuidad realizaron atentados menores como rechazo al Acuerdo de Stormont.

El IRA Auténtico sorprendió a todos al colocar un coche bomba en la localidad de Omagh, en Irlanda del Norte, el 15 de agosto, causando la muerte a 29 personas, dos de ellas españolas. Fue el mayor atentado en 30 años de conflicto. La repulsa por ese brutal acto de terror fue general y creó un clima de unánime rechazo de la violencia. El propio IRA exigió a sus ex compañeros un alto el fuego inmediato bajo la amenaza de ser ejecutados. El 7 de septiembre, el IRA Auténtico decretó el cese de sus actividades militares. El 21 septiembre, el Sinn Fein proclamó que la violencia en Irlanda era cosa del pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 1998