Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA anuncia la tregua porque es una "ocasión única para la independencia"

La organización terrorista basa su decisión en la nueva relación de fuerzas en el País Vasco El comunicado advierte que conserva las armas en su poder como medida de defensa

Bilbao< / ciudad>
TREGUA DE ETA. La organización terrorista ETA anunció anoche el comienzo de una tregua indefinida, que entrará en vigor mañana, mediante un comunicado enviado al diario Euskadi Información (sustituto de Egin). La decisión de ETA se basa, según el comunicado, en su convicción de que el País Vasco afronta "una ocasión única para avanzar hacia la soberanía, debido, entre otros factores, al fracaso de la vía autonomista y de las fórmulas pactistas, la dimensión social alcanzada por la demanda de una solución democrática al conflicto y la nueva relación de fuerzas motivada por el giro dado por formaciones como PNV EA o ELA". ETA "abre las puertas a que la sociedad vasca tome el protagonismo en este sentido y anima al pueblo vasco a asumir su responsabilidad en el camino hacia la independencia". El Gobierno, que no da crédito a esta tregua, dará a conocer hoy su respuesta.

ETA anunció anoche, por vez primera en su historia, un "alto el fuego total e indefinido" con un comunicado remitido a los diarios Euskadi Información —creado tras el cierre de Egin— y Deia, el periódico del PNV. En el texto, íntegramente en euskera, ETA indica que el cese de la violencia, que entrará en vigor mañana, viernes, responde a su convicción de que Euskal Herria afronta una "ocasión única" para avanzar hacia la soberanía.

El Gobierno no da credibilidad a este anuncio y pide a los partidos que no caigan "en la trampa". El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, dará a conocer hoy formalmente la valoración del Ejecutivo, si bien fuentes del Partido Popular ya han anticipado que en el comunicado de ETA no ven ninguna propuesta de negociación con el Gobierno y destacan que el comunicado es, en realidad, un llamamiento a los partidos vascos para que asuman la independencia. También el PNV ha aplazado hasta hoy una reacción oficial. Para el portavoz socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, se trata "de una oportunidad y un riesgo".

El anuncio de ETA, cuya tregua durante las conversaciones de Argel de 1989 se anunció limitada a tres meses, llega cuatro días después de que todos los partidos nacionalistas vascos, IU y 19 organizaciones sociales y sindicatos de Euskadi firmasen en Estella (Navarra) la Declaración de Lizarra, que, a espaldas de la Mesa de Ajuria Enea, abre el camino para debatir sin condiciones las demandas de ETA. Este pacto no ha sido suscrito por los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, que reprochan al PNV, EA e IU haber abandonado al bloque democrático.

El comunicado de ETA no establece condiciones para el alto el fuego. No obstante, y pese a que la tregua se presenta como indefinida, la banda terrorista deja claro que espera recibir "la respuesta oportuna" y advierte que "los acontecimientos y los pasos a partir de su declaración determinarán la continuidad definitiva de la tregua".

La "vía autonomista"

ETA considera fracasada "la vía autonomista" y las "fórmulas pactistas", y alude para explicar su decisión a "la extensión social alcanzada por la demanda de una solución democrática al conflicto y la nueva relación de fuerzas motivada por el giro dado por formaciones como PNV, EA o ELA". La organización terrorista hace un repaso de su historial armado y un balance de sus víctimas, y puntualiza que, pese al cese de la violencia, mantendrá en su poder las armas. El comunicado indica, concretamente, que seguirán activas "las labores habituales de suministro y de mantenimiento de las estructuras" de la banda, y que ETA seguirá armada como "derecho de defensa ante hipotéticas agresiones".

ETA considera que el nuevo contexto abre puertas a que la sociedad vasca tome el protagonismo y, en este sentido, la anima "a asumir su responsabilidad en el camino hacia la independencia, impulsando acuerdos y creando dinámicas comunes". Se añade que "como paso más importante", la banda anima a romper los pactos con Madrid y París y a sumar fuerzas para lograr "una institución única y soberana para el conjunto de Euskal Herria, superando así la actual división institucional de los herrialdes [provincias] vascos entre dos Estados".

"Recuperar la soberanía"

ETA se compromete a impulsar las iniciativas destinadas "a recuperar la soberanía vasca" y desea que la respuesta a este paso sea de la misma magnitud, de modo que los acontecimientos futuros pueden determinar el carácter definitivo de esta suspensión de acciones armadas".

HB no hizo pública ayer ninguna reacción a la espera de reunir hoy a su Mesa Nacional. Arnaldo Otegi, el nuevo portavoz de la coalición, fue, junto con Joseba Egibar, portavoz del PNV, protagonista de las conversaciones entre ambas formaciones que han llevado a esta decisión de ETA y que recibieron un fuerte impulso tras la renovación de la dirección de la coalición abertzale, la pasada primavera.

La tregua está vinculada a las conversaciones propiciadas por el Foro de Irlanda, auspiciado por HB, que agrupa a todos los partidos nacionalistas vascos, además de Izquierda Unida (IU) y 19 organizaciones sociales de Euskadi. Con este anuncio de cese de la violencia, ETA responde al acuerdo suscrito el pasado sábado en Estella (Navarra) por el Foro de Irlanda. De dicha reunión salió la firma de la denominada Declaración de Lizarra, que prevé un escenario de negociaciones sin límites con ETA.

Horas antes del anuncio de esta tregua, el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, había emplazado al presidente del Gobierno, José María Aznar, a celebrar una reunión lo antes posible, ante el deterioro de la situación política a que, en su opinión, han llevado tanto la Declaración de Lizarra como la Declaración de Barcelona. Fuentes de La Moncloa, no obstante, han respondido proponiendo el lunes 28 o el martes 29 para la celebración de este encuentro.

La tregua era esperada como inminente por el secretario general del PSOE, de ahí que solicitase a Aznar una reunión "urgente". No la esperaba tan pronto el Gobierno, que calculaba que se iba a producir a mediados de la próxima semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 1998