Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paesa elude declarar ante el juez Perraudin por blanqueo de dinero

Francisco Paesa Sánchez faltó ayer a la primera cita judicial que recibe a los dos meses de su falsa muerte en Bangkok (Tailandia). El exagente del Ministerio del Interior dio plantón al juez suizo Paul Perraudin, que se encuentra en Madrid para cumplimentar una comisión rogatoria contra él y contra Luis Roldán, exdirector general de la Guardia Civil, por blanqueo de capitales en Suiza. Perraudin investiga un presunto pago de comisiones ilegales por parte de la compañía automovilística francesa Citroën en las que presuntamente intervino Paesa.El juez había citado a Paesa y a sus sobrinos Beatriz y Alfonso García, pero ninguno de los tres se presentó en el Juzgado número 1 de la Audiencia Nacional, en el que habían sido convocados. Los dos jóvenes, que ayudaron a su tío a ocultar el botín suizo de Roldán, se encuentran fuera de España desde la primavera de 1995 y, según algunas fuentes, residen en la actualidad en Estados Unidos.

Ambos eran titulares de una cuenta en la Banque d"Investissements Privés de Ginebra, en la que se depositaron 372 millones de pesetas del exdirector general de la Guardia Civil. Un dinero que desbloqueó la Sala Sexta de la Audiencia Provincial de Madrid ante el malestar y el desconcierto de la fiscalía. En un auto, Perraudin los define, sin ambages, como "meros testaferros de su tío".

Falsa muerte

Beatriz y Alfonso son hijos de María Paesa, la persona que el pasado 21 de julio insertó en este periódico una esquela en la que se aseguraba que su hermano había fallecido en Tailandia y había sido incinerado. La Embajada de España en ese país asiático afirmó que el certificado de defunción era falso. La falsa muerte del enigmático personaje coincidió con una orden de búsqueda y captura internacional dictada días antes contra él por Perraudin por presunto blanqueo de capitales.Jorge Esparza, condenado a nueve y cuatro años de cárcel en las sentencias de los casos Roldán y Urralburu, fue el único que compareció ayer ante el juez suizo. El fiscal Alejandro Luzón, adscrito a la Fiscalía Anticorrupción, y el perito Conrado Pérez presenciaron la declaración de Esparza.

El testaferro de Roldán y su abogado declinaron hacer comentario alguno sobre la declaración, aunque otras fuentes la calificaron de "intrascendente". Perraudin interrogó a Esparza sobre los 1.200 millones de pesetas en cheques de la empresa alemana Siemens que ingresó en las cuentas suizas del ex presidente de Navarra Gabriel Urralburu, del exconsejero navarro de Obras Públicas Antonio Aragón, de Roldán y en las suyas propias. El testigo contestó con evasivas a la mayoría de las preguntas. Para hoy está citado el propio Roldán.

Esta es la segunda vez que el magistrado helvético viaja a España para tomar declaración a uno y otro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de septiembre de 1998