Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell asegura que defender a Barrionuevo y Vera forma parte de su proyecto de futuro

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell, aseguró ayer que su apuesta de futuro incluye la solidaridad con José Barrionuevo y Rafael Vera. Borrell no toma en consideración la invitación del Gobierno a ambos para que pidan el indulto. "Los interesados ya han dicho que no lo quieren; que, por dignidad, no lo van a pedir, y son ellos los que duermen en una celda". Pero el Gobierno, apuntó, "sabrá cómo debe administrar sus capacidades".

El presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, en tono indignado, tachó de "hipócrita" al Gobierno y aseguró que sus compañeros, presos de la cárcel de Guadalajara desde el pasado jueves en cumplimiento de la condena de diez años por el secuestro de Segundo Marey, "no quieren pedir limosna a sus verdugos". El presidente del Senado, Juan Ignacio Barrero, acababa de decir en Murcia, en sintonía con el mensaje del Ejecutivo de José María Aznar, que si Barrionuevo y Vera solicitaran el indulto, "el Gobierno sería magnánimo". Ellos insisten en proclamar su inocencia.Todavía ayer los socialistas no se despegaron de los antecedentes y consecuencias de estos encarcelamientos. Borrell aseguró que su apuesta por el futuro incluye la solidaridad con Barrionuevo y Vera. "Cuando dije que había que pasar la hoja, no era la de la puerta de la cárcel tras Barrionuevo y Vera", dijo Borrell, que mañana presentará, primero en la Ejecutiva Federal del PSOE, y después ante los ciudadanos, su propuesta de futuro.

En las últimas horas, Borrell ha podido comprobar el interés, cuando no la pasión, que en muchos ciudadanos lha despertado el encarcelamiento de Vera y Barrionuevo. En un bar de carretera, entre Madrid y Albacete, una señora de mediana edad le preguntó dónde podía enviar una carta al ex ministro del Interior. "A la cárcel de Guadalajara", le contestó, y a continuación recibió los deseos de la mujer de que tuviera suerte. Muchos más se lo desearon en su caminata por la feria de Albacete, junto al presidente regional, Bono, y la cúpula de su dirección y sus consejeros.

En este clima, Borrell enfatizó más que nunca su deseo de defender el pasado e ilusionar a los ciudadanos con un proyecto de futuro. "Volver la página no es caer en la amnesia", dijo Borrell, para añadir: "La solidaridad con estos compañeros va irrenunciablemente unida a nuestro proyecto de futuro".

Defenderlos para ganar

El futuro que quiere construir Borrell tiene que acabar "con la etapa de rencor del PP, que ha sustituido la voz por el grito, que ha conspirado con poderes mediáticos y presionando a la justicia, que ha convertido al adversario en enemigo". "Defender a Barrionuevo y Vera tiene que ver también con ganar las elecciones, va junto", agregó.Una de las preocupaciones de Borrell en las últimas horas ha sido "el intento del Gobierno" de atribuir a los socialistas actitudes radicales en torno al encarcelamiento de los dos ex altos cargos de Interior. "La concentración de Guadalajara fue un acto cívico, en el que la gente expresó su emoción; no fue una algarada ni una acción de protesta institucional o desacato", dijo el candidato en alusión a las 7.000 personas reunidas el jueves ante la prisión de Guadalajara cuando Barrionuevo y Vera se disponían a entrar en ella.

El candidato consideró "cínicas" las llamadas que con apariencia de buena voluntad les hace el Gobierno para que vuelvan "a la moderación", reiteradas ayer mismo por los ministros de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, y Trabajo, Javier Arenas. "El PP trata de colocarnos en la marginalidad, pero los ciudadanos no son tontos y saben que ni el PP es el centro ni el PSOE ataca el Estado de derecho, por el que hemos luchado toda nuestra vida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de septiembre de 1998

Más información

  • El candidato recuerda al Gobierno que sus compañeros no piden el indulto "por dignidad"