Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los centros concertados del sureste sólo tienen un 5,5% de niños inmigrantes

La educación compensatoria sigue siendo la gran asignatura pendiente del Ministerio de Educación en la Comunidad. El despliegue propagandístico que supuso hace un año la firma, por parte de las tres administraciones, del plan de actuación en el sureste -los ocho distritos más depauperados de la capital- no se corresponde con la terca realidad de las cifras. Según el propio informe de la dirección provincial, los colegios públicos sobre los que se ha actuado en esa franja de pobreza suman 7.500 alumnos, de los que 2.400 (el 32%) son de integración, gitanos mayormente. En ese mismo marco geográfico, los colegios concertados (privados con financiación pública) atienden a 348 chavales de minorías, el 5,5% del total de su alumnado (6.350). Es decir, los muchachos más necesitados de integración en la escuela no se distribuyen de forma equitativa.Ese 32% de niños de minorías étnicas en colegios públicos supone una cifra abultadísima. La LOGSE establece que el porcentaje de escolares de integración no debe superar, en ningún caso, el 20%. Mientras, los concertados no colaboran de forma activa a resolver el problema. Palacios se excusó ayer: "Ésta es la primera vez que se toman medidas concretas para frenar la creación de guetos escolares. Falta mucho por hacer, pero antes no había nada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1998