Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montserrat, envuelta con una bandera de 44 kilómetros

La montaña de Montserrat quedó envuelta ayer por la bandera más larga desplegada jamás en Cataluña. Cuarenta y cuatro kilómetros de cinta con los colores de Cataluña dieron la vuelta al entorno de Montserrat por las carreteras que la circundan. Pese a la intensa lluvia que acompañó el acto durante toda la mañana, Regió 7, el periódico de la Cataluña central, vio cumplido su objetivo de celebrar sus primeros 20 años de existencia con un acto popular y de reafirmación de su catalanidad, informa Enric Badia. Dos centenares de voluntarios desplegaron la senyera, en un acto que tenía también como objetivo lograr la bandera más larga del mundo y figurar en el libro Guiness. Pasadas las diez de la mañana, los cabos llegaron frente al monasterio, donde el padre abad, Sebastià Maria Bardolet, efectuó el último lazo. La normalidad fue el rasgo más destacado de las celebraciones en Girona, Lleida y Tarragona. En Lleida, el edificio del Roser, símbolo de la resistencia de los leridanos ante el avance de las tropas de Felipe V, fue un año más el centro de la celebración de la Diada. Partidos, instituciones y asociaciones culturales y vecinales desfilaron durante toda la mañana para depositar sus ofrendas florales en este emblemático edificio, informa Alba Tosquella. Protesta de ERC También los representantes del Ayuntamiento de Lleida estuvieron en el Roser, con la única excepción de ERC, que quiso protestar con su ausencia porque no se había retirado la bandera española de la fachada del consistorio. La tranquilidad fue la nota dominante, sólo rota por algunos jóvenes que increparon a los representantes del PSC y del PP con gritos contra los GAL y contra el fascismo. En Tarragona, unas 300 personas, entre representantes políticos y de instituciones ciudadanas, asistieron a la ofrenda que realiza cada año el Ayuntamiento ante el monumento a Rafael Casanova situado en el paseo marítimo, informa Epi Amiguet. En su intervención, el alcalde de Tarragona, el convergente Joan Miquel Nadal, coincidió en los aspectos fundamentales con el discurso efectuado la víspera por Jordi Pujol,destacando que Cataluña debería pensar más en los retos del futuro que en las afrentas del pasado y en integrar en un solo pueblo a todos sus ciudadanos. Los representantes de ERC tampoco acudieron al acto del consistorio tarraconense, porque, según dijeron, no querían compartir la jornada con los "herederos de los asesinos de Lluís Companys", en alusión a los dirigentes del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de septiembre de 1998