Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TURBULENCIAS EN LOS MERCADOS

Las medidas económicas anunciadas en Rusia no consiguen parar el hundimiento del rublo

El plan económico esbozado ayer por el primer ministro ruso en funciones, Víktor Chernomirdin, no logró parar la caída en picado del rublo. El Banco Central fijó un cambio de 16,99 por dólar, con una pérdida del 26,2%, pero en el mercado se cotizaba a 21,5. La crisis ha producido la intervención del segundo banco ruso, el Inkombank. Una empresa española, Cuétara, ha paralizado sus inversiones en Rusia.

A pesar de las promesas de instaurar una dictadura económica, la moneda nacional rusa siguió depreciándose y el Banco Central fijó su cotización oficial en 16,99 rublos por dólar para las operaciones del próximo lunes. Esto significa una depreciación del 26,2% en comparación con la cotización anterior, vigente ayer, de 13,46 rublos por moneda estadounidense. La Bolsa de valores de Moscú, mientras tanto, se recuperó un poco después del desplome del jueves y cerró con un alza del 2,76%.El rublo continuó cayendo ayer -en las casas de cambio se llegó a intercambiar a 21,5 por dólar tras fijarse un cambio de 16,99- y, según opinión de la mayoría de los expertos, la moneda rusa seguirá depreciándose en la próxima semana. Se estima que el esquema de convertibilidad que finalmente adoptará el Gobierno fijará la nueva paridad en 30 rublos por dólar.

Chernomirdin esbozó ayer en líneas muy generales su plan económico, que, según explicó ante la Cámara alta del Parlamento ruso, constará de dos etapas. Durante la primera, habrá emisión controlada de moneda, que se destinará principalmente a pagar los sueldos y pensiones atrasados. Para ello, el Estado deberá gastar unos 20.000 millones de rublos (cerca de 223.000 millones de pesetas, al cambio de ayer).

Al mismo tiempo, se permitirá flotar libremente al rublo, pero éste, según Chernomirdin, estará estrictamente ligado a las reservas en oro y en divisas del Banco Central. Aunque la emisión monetaria conducirá inevitablemente a un alza de los precios, éstos deberán estabilizarse debido a que la moneda nacional estará respaldada por las reservas. Entre las otras medidas propuestas, figura la introducción de un impuesto a la renta uniforme, del 20%, y una revisión de los gravámenes a la agricultura y la tierra. Además, se propone reintroducir el monopolio del alcohol, que en tiempos soviéticos era una de las principales fuentes de ingresos del Estado.

Modelo argentino

En la segunda etapa, el Gobierno impondrá un severo orden en todas las esferas de la economía -que el primer ministro no tuvo reparos en calificar de dictadura económica- y, muy especialmente, en la recaudación de impuestos. Las empresas que no paguen verán confiscados de inmediato sus bienes, aseguró Chernomirdin.El esquema que ha decidido aplicar Chernomirdin aparentemente es similar al que implantó Domingo Cavallo en Argentina a principios de esta década. El mismo Cavallo, que debería haber seguido viaje a Ucrania el jueves, tuvo que cambiar de planes cuando ya salía para el aeropuerto y dirigirse a la Casa Blanca rusa, la sede del Gobierno, para continuar sus conversaciones con las autoridades económicas rusas. Algunas de sus ideas fueron usadas por Chernomirdin en su discurso de ayer, aunque afirmó que él no participó en la elaboración del programa del Gobierno ruso.

"Yo no vine como asesor, sino como una persona que puede explicar la experiencia de su propio país", dijo Cavallo ayer en la conferencia de prensa que dio en la capital rusa, una vez finalizada definitivamente su misión. El ex ministro de Economía argentino señaló que había encontrado muchas similitudes entre la situación actual de Rusia y la de Argentina de principios de 1991, pero advirtió también que notó muchas diferencias.

Cavallo dijo estar convencido de que "cada país debe encontrar su propio camino para salir de la crisis", al tiempo que aseguró que el modelo aplicado en Argentina, con ciertas modificaciones, sirve para estabilizar la moneda nacional en cualquier país.

Falta de confianza

El problema es que un elemento clave en el programa aplicado en Argentina fue el de la credibilidad. El Gobierno se supo ganar la confianza de la población, que fue deshaciéndose de los dólares y canjeándolos por pesos. Y aquí reside el punto débil del Gobierno ruso, ya que es impensable que la población, después de haberse visto engañada en tantas ocasiones, crea de pronto a las autoridades y termine dando preferencia al rublo frente al dólar.A consecuencia de la crisis, el Banco Central de Rusia decidió ayer intervenir el segundo banco del país, el Inkombank, de forma provisional. Éste es el segundo banco ruso que pasa a ser administrado, después del SBS-Agro, y ello se produce después de que se pusiera en marcha el plan para garantizar los ahorros depositados en la banca comercial. .

[La empresa española Cuétara ha decidido paralizar sus inversiones en Rusia ante la situación de crisis profunda que vive el país, según informa Actualidad Económica esta semana].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 1998

Más información

  • La autoridad monetaria interviene el Inkombank, segundo banco del país