150.000 personas participaron anoche en el primer concierto Son Latinos 98

El festival pretende convertirse en la gran cita mundial de la música latina

Unas 150.000 personas asistieron anoche al festival Son Latinos 98, en el que participaron 16 artistas españoles y sudamericanos, en la playa tinerfeña de de Las Vistas de Arona. El festival, que celebraba su primera edición, se prolongó durante más de ocho horas. Los organizadores de Son Latinos 98 pretenden convertir el sur de la isla en el gran punto de encuentro de la música latina, con una mezcla intencionada de estilos e intérpretes. Son Latinos 98 fue la primera actuación en España de Fito Páez, tras su ruptura con Joaquín Sabina.

Ayer, sobre un escenario de 400 metros cuadrados con 200.000 vatios de luz y 150.000 de sonido, desfilaron músicos de merengue, salsa puertorriqueña, vallenato colombiano, cantautores hispanos, son cubano y el flamenco más innovador. Si los espectadores que acuden al festival británico de Glastonbury terminan enterrados en barro hasta las orejas, anoche el espectáculo multicolor del público en la extensa playa tinerfeña era justo lo contrario. Pantalones cortos, camisetas holgadas y chanclas fueron el atuendo preferido de un público, integrado en su mayor parte por canarios llegados desde todas las islas y turistas británicos y nórdicos.Rompieron el fuego sobre el escenario los canarios de la orquesta Caracas Latin Brothers, que desgranaron su repertorio de merengue contagioso, de claras e innegables influencias sudamericanas, ante unos espectadores entregados desde que sonaron los primeros acordes..

A continuación irrumpieron los artistas del espectáculo Cuba es música, que continuarán tras su actuación de ayer de gira por distintas ciudades españolas y Francia. Los primeros en subir al escenario fueron el conjunto tradicional de sones Los naranjos, fundado en 1926 en Cienfuegos, que dejaron patente su veteranía. Las piezas interpretadas por el septeto se caracterizaron por su fluidez y ritmo cadencioso.

A Faustino Oramas, El Guayabero, le bastaron apenas 15 minutos sobre el escenario para ganarse el entusiasmo de los espectadores.

Cuando lucía el crepúsculo sobre la playa tinerfeña llegó el relevo para los nuevos trovadores cubanos, representados por Livam y los ritmos de baile de Manolito y su Trabuco. El dúo Gema y Pavel abordó a continuación melodías caribeñas con influencias de la bosa nova brasileña y bases rítmicas africanas. Las letras de Gema y Pavel son como una trasposición a la música de la realidad cotidiana que reflejó el cineasta Gutierrez Alea en sus películas.

Clark Gable

Posteriormente Laíto Sureda, presentado sobre el escenario como el Clark Gable de la música latina, retomó la sensualidad del son. Con un acompañamiento de trompetas, bongos y maracas, Sureda dio una lección de elegancia en las formas, al tiempo que desgranaba temas propios de los clubes nocturnos de los años cuarenta.El testigo pasó luego a manos de Mayelín y su sabor oriental. La portentosa voz de Mayelín, de 22 años, y su soltura en escena, pueden convertirla en la sucesora de la legendaria Celia Cruz.

Interrumpiendo el cariz caribeño que, hasta ese momento, había mandado en el escenario, subió a escena el guitarrista Vicente Amigo. El músico llenó la tibia brisa nocturna de rasgeos flamencos, que fueron tambiénmuy celebrados por el público.

El bailaor Joaquín Grilo fue su lógico sucesor, en una playa ya abarrotada hasta la misma orilla del agua. Grilo dejó en el aire la impresión de que pronto formará parte de un terceto estelar en el baile español, junto con Antonio Canales y Joaquín Cortés.

Al cierre de esta edición, aún debían actuar en el macroconcierto latino la colombiana Amparo Sandino, los cantautores Luis Pastor y Pedro Guerra, los argentinos Andrés Calamaro y Fito Páez y el último éxito fulgurante de la salsa romántica, el puertorriqueño Jerry Rivera. Todos participaron a mediodía en una conferencia de prensa.

El festival Son Latinos 98 ha sido patrocinado por el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Arona. Los organizadores, Gua Gua Producciones, expresaron ayer, eufóricos ante el éxito del festival y la gran acogida de público, que desean consolidar el festival como una gran reunión de músicos españoles y latinoamericanos, tanto consagrados como noveles a los que Son Latinos pueda servir de plataforma de lanzamiento internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 29 de agosto de 1998.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50