Admitidas las tres ofertas que optan a la televisión canaria

Televisa y 1998 Telecanarias tienen 3 días para subsanar errores

La mesa de contratación de la Radiotelevisión Canaria admitió ayer las ofertas de las tres empresas que optan a la gestión de la futura televisión autonómica. No obstante, sólo la empresa Productora Canaria de Televisión, en la que participa Sogecable con un 40%, presentó la documentación requerida sin ningún defecto. Por el contrario, la mesa de contratación detectó deficiencias en la documentación referente a aspectos mercantiles y financieros presentada por la sociedad DHT Europa, liderada por la empresa mexicana Televisa, y los empresarios locales agrupados en 1998 Telecanarias SL. Ambas empresas tienen un plazo de tres días para subsanar estos errores.

El próximo lunes se volverá a reunir la mesa de contratación para determinar si se han solucionado esos defectos y en caso afirmativo abrir los sobres con las ofertas económicas y de programación de las empresas concursantes. Las tres sociedades que compiten por la adjudicación de la programación del canal canario han propuesto sus ofertas en dos sobres. En uno de ellos -el que se abrirá el lunes- se exponen los vínculos con grupos de comunicación, estructura organizativa, plan económico, plan de implantación, medios de producción y oferta de programación. En el segundo sobre, que ayer conocieron los miembros de la mesa de contratación, se facilita la documentación mercantil y un aval bancario, refrendado por los servicios jurídicos de la comunidad canaria, por importe de 100 millones de pesetas.

Precisamente la ausencia de la compulsa de los servicios jurídicos en el aval bancario es el error encontrado en la documentación remitida por DTH Europa, el grupo vinculado a Televisa, según informó el director general de la Radiotelevisión Canaria, Jorge Bethencourt. "Bastantes más defectos" se localizaron en el sobre de 1998 Telecanarias SL, que debe subsanar errores en los documentos del aval, compulsar la copia de la escritura de constitución e identificar a todos sus administradores. En aras de la pluralidad y la igualdad de oportunidades, explicó Bethencourt, se ha concedido el plazo de tres días previsto para que se subsanen dichos errores. Si en la reunión del próximo lunes persisten estas deficiencias, se excluirán las ofertas de las empresas afectadas.

La vinculación del sector audiovisual canario con el proyecto del canal autonómico ha suscitado otra polémica en el concurso. La Asociación Canaria de Empresas de Producción Audiovisual (ACEPA), que aglutina a 22 productoras, ha desmentido rotundamente su relación con 1998 Telecanarias SL. La controversia surgió después de que 1998 Telecanarias SL afirmase el pasado viernes, tras presentar su oferta, que estaba integrada por la Fundación por la Comunicación, la Cultura y el Sentimiento Canario y la Asociación Canaria de Productores.

Críticas a Fomento

Jorge Bethencourt lamentó ayer el "problema de comunicación que tiene el Ministerio de Fomento con la televisión canaria", en alusión al recurso que ha interpuesto el Gobierno central contra el concurso de adjudicación de la programación del canal a una empresa privada. Bethencourt anunció se pondrá en contacto con el resto de directores generales de las televisiones autonómicas para "conseguir un hilo directo con el ministerio". "Todos mis esfuerzos por comunicarme con Fomento han sido absolutamente inútiles, ni tampoco ha contestado a la petición del tercer canal efectuada por la Consejería de Presidencia canaria", añadió. El director general del ente afirmó que la televisión canaria no emitirá sin contar con el título habilitante que otorga Fomento, aunque consideró "ofensivo que se trate a las islas con una vara de medir distinta" a la de otras comunidades. Las ofertas de las empresas concursantes serán evaluadas a partir de su apertura, el lunes, por la Junta General de la Televisión Pública de Canarias, cuyos miembros decidirán en septiembre por mayoría simple cuál es la empresa adjudicataria de la producción. El contrato tendrá una duración de siete años, con una dotación de 17.550 millones de pesetas. La empresa adjudicataria deberá comenzar sus producciones a los tres meses de la firma del contrato, de forma que pueda emitir una carta de ajuste y programas de presentación. Las emisiones regulares se iniciarán a los 12 meses, con un mínimo de 10 horas diarias. La productora deberá suministrar al menos el 30% de la programación del canal. Mientras, aunque la televisión ha abierto una brecha en el Gobierno canario, sus socios -PP y Coalición Canaria- intentan evitar la ruptura. El presidente del PP regional, José Miguel Bravo de Laguna, ha asegurado que aunque el desacuerdo en este punto es total, la estabilidad del Ejecutivo está "garantizada" porque el asunto de la televisión no es prioritario para su partido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de agosto de 1998.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50