El juez entiende que las aseguradoras de Maeso deben responder por el contagio de hepatitis C

El juez encargado de investigar el brote de hepatitis C localizado en dos hospitales de Valencia, José Manuel Ortega, ha rechazado la personación en la causa de las tres compañías aseguradoras que cubrían los errores o negligencias profesionales de Juan Maeso, el anestesista imputado en la causa y responsabilizado, de momento, de 106 casos de contagio. Ortega apunta que las compañías sólo pueden participar en el proceso judicial abierto como responsables civiles. Es decir, que deberán responder de las hipotéticas indemnizaciones que pudieran corresponder a los perjudicados.

La Consejería de Sanidad y la Casa de Salud, el hospital privado en el que se localizó el brote, están en la misma posición procesal que Mapfre Industrial S. A., la Asociación Mutua Aseguradora y UAP Ibérica S. A., las tres agencias de seguros que cubrían la actividad de Maeso. El juez ha rechazado en todos los casos su participación en la causa como acusación particular, al entender que en ninguna circunstancia puede intentar demostrar la existencia de un delito la persona o entidad que, supuestamente, estaría obligada a responder de él. Este es el caso de las compañías de seguros. Si el asunto investigado en el Juzgado de Instrucción número 5 de Valencia diera lugar a un juicio y a una posterior sentencia condenatoria contra Maeso, las tres agencias podrían ser obligadas a indemnizar a los perjudicados por el brote de hepatitis C. De momento, los estudios epidemiológicos de la Consejería de Sanidad vinculan al anestesista -el único imputado en la causa- con 106 casos de contagio, aunque aún se están practicando análisis a las 500 personas que han denunciado ante la Justicia haber sido infectadas con el virus de la enfermedad. Precisamente, Ortega sigue recabando información sobre cómo se produjeron los contagios. El magistrado ha solicitado a La Fe -un centro público- y la Casa de Salud todo tipo de información sobre las intervenciones en las que fueron infectadas más de cien personas.

Los expertos dejan fuera del foco de contagio a los infectados de genotipo distinto al de Maeso

"En el presente procedimiento la determinación del genotipo del virus del que son portadores los afectados resulta una diligencia imprescindible para" permitir considerarles "perjudicados en la presente causa". El instructor del caso de la hepatitis C, José Manuel Ortega, utiliza constantemente este argumento para rechazar la personación en el caso de todos aquellos infectados por el virus de la enfermedad cuyo genotipo no sea el 1a, precisamente, el de Juan Maeso. Ahora, un informe de la comisión de expertos que asesora a la Consejería de Sanidad ratifica este punto. Se puede responsabilizar al anestesista del contagio del virus con genotipo 1a, no de aquellos con uno diferente o incluso compartido. "Se ha podido descartar, al analizar la muestra de sangre obtenida de Juan Maeso, la existencia de coinfección de VHC de los subtipos 1a y 1b", reza un informe de la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat remitido al juzgado. La constatación de que Maeso sólo podría ser responsable de una parte de los contagios detectados y denunciados dejará fuera del proceso a decenas de los más de 500 denunciantes y mantiene las dudas surgidas con el comienzo del escándalo sanitario: ¿Cuantos ciudadanos han contraído la hepatitis C sin la participación del anestesista imputado?, ¿existe -tal como aseguró públicamente un sindicato- un segundo foco de infección? o, más allá de la supuesta responsabilidad de Maeso en el caso, ¿son achacables los contagios a algún error del sistema sanitario público?. 242 perjudicados Todas estas cuestiones podrían quedar contestadas al final del proceso judicial abierto. Aunque, de momento, los epidemiólogos no estudiaron 185 casos de contagio porque el genotipo del virus no coincidía con el del único imputado en la causa. La letrada defensora de Maeso y los servicios jurídicos de la Casa de Salud se apoyan en estos datos para desvincular a sus respectivos clientes de cualquier responsabilidad, penal o civil, en las que hubieran podido incurrir. En cualquier caso, el juez Ortega continúa requiriendo más información para intentar esclarecer las causas del contagio masivo. Por ello, el instructor del caso ha solicitado a La Fe y la Casa de Salud información sobre el protocolo de intervención quirúrgica, el parte de anestesia o actuaciones anestésicas durante la intervención, la relación del personal sanitario que participó en las operaciones que acabaron en contagio o las analíticas previas y posteriores a la intervención, que probarían que un paciente contrajo la enfermedad después de ser tratado por Maeso. El magistrado solicita toda esta documentación -y la referente a la cantidad de anestésicos utilizada en cada caso- respecto a las 242 personas que figuran en la lista de perjudicados y cuyas secuenciaciones filogenéticas les han incluído en el brote investigado. Según esta diligencia del juez, el número de pacientes susceptibles de haber sido contagiados por Maeso podría ser de 242. Los últimos datos oficiales facilitados por el consejero de Sanidad, Joaquín Farnós, vinculaban al anestesista -expulsado de la Casa de Salud y apartado de sus funciones por Sanidad- con 106 infecciones. Probabilidades de contagio El magistrado también ha demandado aclaración a los expertos de la consejería sobre si, ya descartado que Maeso haya podido contagiar un virus con el genotipo 1b, cabe desestimar también que los infectados con genotipo distintos al 1a han sido infectados por el anestesista. Además, Ortega solicita que se concreten los "índices de probabilidad de relación causa efecto en el contagio" analizando, básicamente, la comparación "entre la muestra de sangre de Juan Maeso y la muestra de sangre de un afectado, atendiendo a las diferencias encontradas al realizar la secuenciación". Tal como los expertos han recalcado en repetidas ocasiones, la alta mutabilidad del virus de la hepatitis C dificulta, en muchas ocasiones, la determinación de la paternidad de la enfermedad. A pesar de todo, el último informe remitido por la Clínica Médico Forense al juzgado concluía que, "desde un punto de vista epidemiológico", se puede determinar "la existencia de un foco de contagio y la pertenencia de varios infectados a la misma fuente". Por otra parte, el magistrado ya tiene en su poder el informe "sobre la realización de un tratamiento de desintoxicación de Juan Maeso". A pesar de que el imputado aseguró en su comparecencia ante Ortega, el fiscal encargado del caso y los abogados de las partes personadas que nunca ha consumido drogas y, en consecuencia, jamas ha estado sometido a ninguna terapia de rehabilitación, el magistrado solicitó información sobre el tema a Sanidad. Los resultados de la investigación interna no han trascendido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS