Lewinsky fue obligada por el gran jurado a explicar los detalles más íntimos de su relación con Clinton

Monica Lewinsky mantuvo relaciones sexuales con Bill Clinton "una docena de veces a lo largo de año y medio", según declaró la ex becaria de la Casa Blanca en su primer testimonio ante el gran jurado el jueves. Lewinsky permaneció durante cerca de nueve horas en el edificio que alberga los tribunales federales, de las cuales prestó declaración durante seis y media en lo que fuentes legales calificaron ayer de "sesión agotadora y, muchas veces, embarazosa". Una fuente cercana al caso citada por The New York Times manifestó que fue sometida a un verdadero tercer grado.

Más información

Tanto el equipo investigador del fiscal Kenneth Starr como los miembros de un gran jurado de 23 personas sometieron a la ex interna a un exhaustivo examen. "Las preguntas fueron muy concretas sobre una serie de cuestiones íntimas que son difíciles de abordar en público", añadió la fuente citada por el diario neoyorquino.Lewinsky se abstuvo de realizar declaraciones al término de la sesión, acogiéndose al secreto que ampara en Estados Unidos todas las actuaciones de un gran jurado.

En realidad, el pueblo estadounidense conoce casi todo lo relativo a Monica Lewinsky, excepto su voz, que no ha sido escuchada desde que el escándalo de su relación con Clinton se hizo público el pasado enero.

Su portavoz, Judy Smith, se limitó a manifestar, en una escueta declaración realizada poco después de que la antigua empleada de la Casa Blanca abandonara el tribunal entre las mismas extraordinarias medidas de seguridad desplegadas a su llegada, que Monica había contestado a las preguntas que le fueron formuladas "veraz, total y honestamente", y que tanto ella como su familia esperaban que "la dura prueba a la que [la ex becaria] había sido sometida terminase en breve".

Lewinsky reveló igualmente al gran jurado, según las fuentes citadas por The New York Times, que tanto ella como Clinton discutieron la forma de ocultar su relación en el caso de ser llamados a declarar en el anterior caso de Paula Jones, pero que "nunca Clinton le pidió concretamente que mintiese bajo juramento".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

En sendas declaraciones juradas prestadas en ese caso, en el que el actual presidente de Estados Unidos fue acusado por su ex empleada en Arkansas de acoso sexual, los dos protagonistas del escándalo actual negaron tajantemente la existencia de ningún tipo de relación sexual. El presidente repitió la negativa en una alocución televisiva a la nación el pasado enero.

Si, como se espera, el actual inquilino de la Casa Blanca insiste en mantener la inexistencia de relaciones con Monica Lewinsky en su comparecencia televisada ante el gran jurado el lunes 17 de agosto, el fiscal especial Starr deberá basar su alegato de posible perjurio y obstrucción a la justicia no sólo en el testimonio de la ex becaria, sino en la aportación de pruebas materiales que corroboren la existencia de esa relación.

[En una decisión aplaudida por la Casa Blanca, un tribunal de apelaciones pidió ayer la apertura de un sumario por las supuestas filtraciones a los medios de comunicación por parte de la oficina del fiscal especial Starr en el caso Lewinsky, dando así la razón a la juez Norma Johnson, informa Reuters].

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de agosto de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50