Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación recolocará a los profesores de la enseñanza concertada afectados por la Logse

El cierre y remodelación de los casi 50 centros de enseñanza privada concertada que no se adaptan la Logse en Andalucía no va a llevar a una pérdida de puestos de trabajo. Así lo aseguró ayer Francisco Navas, secretario de la Federación de Trabajadores de Enseñanza (FETE-UGT) de Málaga. La razón: el sindicato firmó el pasado 31 de julio un acuerdo con la Consejería de Educación y Ciencia y las organizaciones patronales para "recolocar al personal de los centros afectados por la nueva ley en otros que necesiten aumentar su número de profesores para actividades complementarias y de apoyo educativo". Navas aseguró que el acuerdo va a suponer la creación de 460 nuevos puestos de trabajo para profesores de la privada concertada en los próximos dos años. Y eso a pesar de que, después de finalizase el pasado junio la prórroga para adaptar estos centros a la Logse, 390 plazas van a desaparecer el próximo curso. El motivo es claro: la Consejería ha concertado, según dijo, 857 unidades. "Este no va en detrimento de la enseñanza pública", manifestó Navas, quien aseguró que ésta supone el 75% frente al 25% de la privada concertada Educación tiene que realizar, según se desprende del documento, un censo de los colegios que van a reducir su personal. Las dos condiciones para que los profesores sean incluidos en el programa son: que haya sido la Administración, y no el propio centro, el causante de la reducción de unidades didácticas y que tengan suspendido los contratos por parte de los centros. Los profesores serán recolocados en los centros privados concertados que aumenten sus unidades a causa de la ratio permitida por Educación, en las vacantes que puedan producirse como consecuencia de jubilaciones o expiración de contratos temporales o en aquellos centros, como los de Educación Especial, que sean necesarios profesores de apoyo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998