Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Necesitamos que el Gobierno central deje la inacción"

José Antonio Arcos Moya Alcalde de Andújar

José Antonio Arcos Moya (Ciudad Real, 51 años) gobierna desde hace ocho años el duodécimo municipio más extenso del país, Andújar (Jaén), de 952 kilómetros cuadrados, con el 80% del término municipal declarado parque natural y 40.000 habitantes. Pregunta. Andújar es la puerta de entrada de uno de los cuatro parques naturales de Jaén, pero la ciudad vive de espaldas a este potencial y a la riqueza que puede aportar un turismo verde y rural. Respuesta. En primavera y en otoño tenemos que mandar policías locales al santuario de la Virgen de la Cabeza por la aglomeración de visitantes. Hay mucho interés de un turismo que llega de forma espontánea, pero que no se puede quedar en la zona porque sólo hay un par de restaurantes, ni se puede quedar a dormir porque no tiene dónde. Claro que se vive de espaldas y que se necesitan nuevos impulsos del sector privado. La iniciativa privada no se ha dado cuenta hasta ahora de ese potencial P. Con la crisis industrial, la dura situación de la agricultura y una competencia feroz en el sector servicios, ¿de qué riqueza dispone la ciudad? R. Hemos encontrado un equilibro entre los sectores. El agrícola es rico y potente, aunque nos han dañado la huerta y los frutales las últimas inundaciones. No tenemos grandes industrias, excepto Koipe, pero el sector textil está dando muy buen resultado. Sólo hay un punto débil en la falta de explotación del turismo. P. La ciudad, con una fuerte presión social, ha conseguido que se construya un nuevo hospita ¿Era éste el lugar idóneo? R. En 1996, la Junta consideró una prioridad el hospital de Andújar, cuando hasta ese momento se había resistido. Es verdad que se produjo un empuje ciudadano decisivo que ha hecho a la Administración buscar fórmulas imaginativas para sacarlo adelante. Andújar necesitaba esta infraestructura, aunque es lógico que se demanden muchas más. P. Lo que no se soluciona ni con movilizaciones son las inundaciones. R. Pues vale mucho menos dinero que el hospital, que necesita 3.000 millones de pesetas, más 2.000 cada año. Aquí han venido los ministros, los que tienen competencias y los que no, a hacerse la foto. El Guadalquivir es una asignatura pendiente. Necesitamos que el Gobierno central deje la inacción. P. Lo que ha sido noticia durante muchos años es la Fábrica de Uranio, la FUA. ¿Con el sellado se da por cerrado este capítulo? R. Sí. La FUA era un problema heredado que nunca debió suceder. Como del mineral no se extraía toda la riqueza, siempre quedaban residuos que en una terraza del Guadalquivir contaminaban el acuífero. P. ¿Se ha eliminado la contaminación? R. El Consejo de Seguridad Nuclear mantiene una vigilancia constante y no considerará clausurada la instalación hasta que pasen 10 años y los niveles de contaminación del acuífero se consideren válidos. P. ¿Qué experiencia ha sacado del gobierno en minoría? R. Se establece una mayoría de bloqueo en la que no ha habido apuestas constructivas. Por ejemplo, es inadmisible que en esta ciudad se haya propiciado que no existieran concejales del equipo de gobierno con dedicación exclusiva. P. Ya se está creando un grupo en el partido en Jaén que tiene la mira puesta en desbancar a Gaspar Zarrías de la secretaría general ¿Se acabaron los años de tranquilidad? R. Hay tensiones en la capital en las que no quiero entrar. Asistí al último comité provincial y creo que el apoyo al actual secretario general es mayoritario. Muchos de los que estábamos allí nos aburrimos de escuchar intervenciones hablando de las primarias de Jaén, también las hubo en Linares con mucha más normalidad. La capital no es el ombligo del mundo.

"El empuje ciudadano fue decisivo para que la Junta decidiera construir el hospital"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de agosto de 1998

Más información

  • El mandatario de Andújar pide un esfuerzo a la iniciativa privada para que el turismo y la diversidad ecológica de la zona se conviertan en una fuente de riqueza que contribuya al bienestar de los habitantes de su comarca.