Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una red de espionaje montada por KAS quería "conspirar" y controlar al "PNV y su policía"

"No sabemos conspirar políticamente contra nuestro enemigo y lo primero que tenemos que hacer es recabar información fiable y de calidad". Así concluye un plan para crear un "equipo de información" al servicio del denominado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) hallado en la operación policial del 28 de mayo contra el supuesto entramado empresarial del complejo ETA-KAS. Fuentes policiales creen que esta organización empezó a montar el año pasado una red de informadores infiltrados en la Administración, los bancos y las empresas. "Nuestro adversario político estratégico es el PNV y su policía, por lo que tenemos que conocerles como ellos nos conocen y hacer pressing sobre ellos", señala el documento.

El juez Baltasar Garzón, en el auto dictado el 21 de julio pasado para ratificar la clausura del diario Egin, califica de "trascendente" documento el titulado Equipo de información del MLNV. El magistrado cree que "está acreditado lo que se denomina servicio de información creado por KAS como elemento fundamental dentro de la pretensión de ETA-KAS de crear un Estado paralelo". Interior asegura que hasta ahora desconocía la existencia de esta red.El documento fue extraído por los agentes de la Comisaría General de Información de un ordenador hallado en un almacén de una empresa registrada el pasado 28 de mayo por orden de Garzón.

El proyecto sostiene que se necesita tener un servicio de información para el Movimiento de Liberación Nacional Vasco, "sin caer en inmediatismos, dada la validez estratégica y para la autodefensa". Y entre los antecedentes de este servicio cita: "A nivel político, el ejemplo más claro en Euskal Herria lo tenemos en el PNV con toda su red de confidentes locales y policía política haciendo labores contra el MLNV, e incluso contactos con la CIA, que se remontan a los años 50-60".

"Debemos caracterizar la creación del talde [equipo] desde un punto de vista más global y estratégico, de cara a conspirar políticamente tanto a niveles nacionales como locales. Debemos dar la sensación de que somos un Estado paralelo y que tenemos importantes niveles de información y que no nos quedamos parados", dice.

"Nuestro adversario político estratégico", añade, "es el PNV y su policía, por lo que les tenemos que conocer como ellos nos conocen a nosotros y hacer pressing sobre ellos como ellos lo hacen contra nosotros".

Cobertura legal

"Al no funcionar con la cobertura de una empresa, debemos aprovechar las organizaciones legales de que disponemos, como 16 y 20", aconseja el ideólogo de KAS. El número 16 es el sindicato LAB y el 20 corresponde a HB, según deduce la policía por el manual de claves secretas incerceptado y entregado a Garzón."El 16 [LAB] puede tener toda la información relacionada con empresas, funcionariado, bancos, cajas, etcétera. Funcionarios de la Consejería de Interior y Lakua [sede del Gobierno Vasco], organigramas de cajas y bancos; y empresas de fontaneros del PNV".

"El 20 [HB] tiene toda la cobertura legal que le permite su estatus", prosigue. "De hecho, cada año tiene acceso a todos los censos de Euskal Herria, lo que supone tener los datos en cuanto a nombres, apellidos y direcciones de todos los votantes de Euskadi".

"El objetivo principal será centralizar toda la información existente en diferentes estructuras y desperdigadas por pueblos y barrios. Una vez que tengamos esa información, la trabajaremos y la complementaremos. Por ejemplo, cruzando los datos que tenemos de los zipayos [agentes de la Ertzaintza] por el Boletín Oficial del País Vasco con los datos de los censos electorales, tendremos todos sus datos personales, direcciones, etcétera. El valor de estas informaciones es incalculable, tanto desde el aspecto económico como de cara al accionar político".

El equipo de espionaje será estructurado en cuatro niveles: "nacional [Euskadi], herrialde [provincia], eskualde [comarca] y local". La coordinación del proyecto es atribuido a Foru Aldundia [clave con la que, según la policía, también se designa a HB] y Udaletxea [supuesto nombre de KAS], que decidirán "quién será el responsable de llevarlo adelante, su financiación y desarrollo".

Según el documento, el trabajo más importante será en el ámbito local y pide que el responsable de la red básica tenga "seriedad y discreción". "Lo ideal sería tener como responsable a alguien de 10 [KAS], pero con 20 [HB] aseguramos llegar a casi toda Euskal Herria. No importa que se duplique esta función, ya que servirá para contrastar informaciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de agosto de 1998

Más información

  • El juez Garzón considera que ETA y su entorno pretenden crear un Estado paralelo