Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves respalda los criterios sindicales para el nuevo subsidio agrario

"Coincidencia total". Con estas dos palabras delegaciones del PSOE, UGT y Comisiones Obreras, presididas por sus máximos responsables, pusieron ayer fin a las discrepancias surgidas a cuenta de las negociaciones de las centrales sindicales con el Ministerio de Trabajo sobre la implantación de un sistema contributivo en el campo. El presidente de la Junta y secretario general del PSOE, Manuel Chaves, dio su apoyo a los planteamientos que están defendiendo los sindicatos, cuyos secretarios generales pidieron que el Gobierno central acabe con el "boicoteo", la "desconsideración" y el "desprecio" que mantiene con el Ejecutivo autonómico.

Manuel Chaves (PSOE), Julio Ruiz (Comisiones Obreras) y Manuel Pastrana (UGT) escenificaron ayer en la sede regional socialista el fin de las discrepancias después de celebrar varias reuniones reservadas para acercar posturas. Los socialistas apoyaron la negociación que están llevando los sindicatos con el ministerio que preside Javier Arenas, aunque volvieron a quejarse de que no se haya convocado en una mesa paralela a los Gobiernos regionales afectados (los de Andalucía y Extremadura) ni a los ayuntamientos. Manuel Chaves dijo que en la etapa socialista, siempre se informó a estas instituciones las modificaciones del subsidio agrario. Este plan está dotado con 128.000 millones de pesetas anuales, de los que cerca del 85% corresponden a Andalucía. La implantación del sistema contributivo que ahora se intenta pactar afectaría a todo el campo español (unos 300.000 trabajadores, de los que 100.000 serían andaluces) y vendría a dar una solución a que aquellos jornaleros con empleo semifijo, con unas 130 peonadas al año. Al ser sus retribuciones mayores, cotizarían más y, por lo tanto, también percibirían un desempleo mayor. Por el contrario, el número de peonadas para acceder al subsidio es mucho menor (35) y su consecución depende, en gran parte, de las obras de mejora que contratan los ayuntamientos. El secretario general del PSOE subrayó que no ha habido discrepancias con los sindicatos mayoritarios, sino con el primer documento que presentó el ministerio. Chaves dijo que en ese borrador se defendía reformar el AEPSA -el antiguo Plan de Empleo Rural (PER)-, hacer incompatible el subsidio con un sistema contributivo agrario y la exclusión de los menores de 25 años y de los mayores de 52 de las prestaciones del PER. Tanto Julio Ruiz como Manuel Pastrana confirmaron ayer estos extremos, aunque aclararon que ese documento no está ya encima de la mesa. "Cambio fundamental" Chaves achacó el "cambio fundamental" de la posición del ministerio "a la presión de los sindicatos, de los alcaldes que se manifestaron y de los Gobiernos regionales" de Andalucía y Extremadura. Manuel Pastrana atribuyó la "confusión" generada en torno a las conversaciones a que hay una "falta clara de interlocución" entre el Gobierno central con el autonómico y estimó necesario que se "subsane esa especie de boicoteo" que existe con la Junta de Andalucía y los ayuntamientos. En la misma línea se pronunció el secretario general de Comisiones Obreras, Julio Ruiz, quien mostró su sorpresa por el hecho de que la Junta tenga que enterarse por los sindicatos de situaciones laborales que le afectan, como ocurre en el caso de Construciones Aeronáuticas. "Compartimos las inquietudes y la reivindicación permanente de la Junta para que haya una relación normalizada entre los Gobiernos de España y de Andalucía. Hay una constante desconsideración y desprecio del Gobierno de la nación con el Gobierno de la Junta, que se tiene que corregir porque no tiene justificación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de julio de 1998

Más información

  • Las centrales piden que no se desprecie a la Junta