Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

SABINO SAN VICENTE ORGANIZADOR DE EUSKAL PARTY "La gente se asombra al ver que se puede hacer con un ordenador"

Sabino San Vicente es uno de los promotores de la Euskal Party, la mayor fiesta informática organizada en España, que cumple este año su sexta edición. Natural de Urretxu (Guipúzcoa), San Vicente imparte clases en la Escuela de Cine y Vídeo de Andoain. P. ¿Qué novedades incluye la Euskal Party de este año? R. Una de las principales novedades de la Euskal Party es que este año de la mano de Euskaltel todos los ordenadores, los 520 que se preven, estarán dentro de la red de la Euskal Party e Internet. P. ¿Cuántas personas esperan que acudan? R. Esperamos alrededor de 1.000 personas con unos 500 ordenadores. La gente proviene de distintos puntos de España, y también de Francia. P. ¿Aparte de gente de Euskadi, de dónde son los participantes de la fiesta? R. Viene mucha gente de Cataluña y Madrid, también de Galicia, Valencia, Andalucía y Baleares. Prácticamente, de todas partes. Además los franceses cada vez acuden más y también vienen algunas personas de Bélgica o Italia. P. ¿Habilitan sacos de dormir para darle un aire más de festival de verano? R. Lo cierto es que la gente que acude a este tipo de eventos es, fundamentalmente, joven, de edades entre 15 y 30 años. Por una parte, hay personas que no quieren alejarse demasiado de su ordenador y aprovechar el máximo tiempo posible, durmiendo sólo lo justo, y, por otro lado, dada la juventud de la mayoría, no todos pueden costearse un hotel o pensión. P. ¿Cómo y cuándo surgió la idea de la Euskal Party? R. La primera Euskal Party se celebró con el nombre de Euskal Amiga Party en Urretxu, de donde yo soy natural, en agosto de 1994, con una duración de un sólo día y con un presupuesto de 36.000 pesetas. [El presupuesto de este año rondará los 10 millones de pesetas]). Acudieron algo menos de 40 personas. En 1995 fue Tolosa, la localidad que acogió la tercera edición de la Euskal Party y San Sebastián la ciudad donde nos hemos asentado desde la cuarta edición. Digamos que fue en Tolosa donde perdió el Amiga de su denominación y pasó a llamarse Euskal Party a secas y a ser una fiesta de ordenadores de distintos tipos. P. ¿Quiénes fueron los primeros responsables de la organización? R. La iniciativa partió de nosotros mismos. Aunque ha habido siempre gente apoyando y ayudando en el evento, soy el único que queda de los primeros organizadores. De todas maneras, la party es algo que engloba a la escena de los ordenadores, entre todos se prepara y entre todos se disfruta de ella. P. ¿Cuál es el nivel de la Euskal Party con respecto a sus homólogas de otros lugares? R. Ahora mismo, la Euskal Party es el punto de referencia de todas las partys de España. Es la que más gente congrega, donde más producciones se presentan. P. ¿Qué requisitos deben reunir los participantes? R. En realidad no hace falta más que el tener un ordenador personal y ganas de aprender, da igual el nivel que se tenga, se sea principiante o experto, hay un sitio para todos en la Euskal Party. De hecho, hay producciones impresionantes hechas por gente que en años anteriores sólo habían sido simples curiosos apasionados por el mundillo. P. ¿Aparte del elemento puramente festivo, la Euskal Party puede tener algún aprovechamiento más comercial para sus participantes? R. La tiene. Sin ir más lejos, el ganador del concurso de animación en tres dimensiones y otros participantes han sacado este año un juego llamado Comandos, que tiene un gran nivel. P. ¿Cómo os acoge la gente en general, cuando os ven a tanta gente colgada de un ordenador? R. Bueno, la gente se queda un poco asombrada al ver lo que se puede hacer con un ordenador personal de 100.000 ó 200.000 pesetas y sobre todo el ver cómo los participantes se pasan horas y horas delante de sus pantallas o incluso se quedan dormidos delante de sus ordenadores que, además, muchos de ellos están personalizados con pinturas propias. P. ¿En qué consiste exactamente el campeonato de lanzamiento de disquetes? R. Bueno, es bien sencillo, se coge un disquete y se lanza lo más lejos posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de julio de 1998