Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP programa otra oleada de ministros para "vender" su gestión

La marcha de Javier Arenas al Ministerio de Trabajo tras las elecciones de 1996 dejó al PP en una situación difícil en Andalucía. Pese a la presencia del presidente regional cada fin de semana en la comunidad, los populares han tenido dificultades para vender sus mensajes y las encuestas han demostrado que la brecha con el PSOE no se ha recortado. Sin embargo, las constantes visitas de ministros a Andalucía y las inmediatas críticas de los socialistas hacen pensar a los populares que han encontrado un respiradero para su estrategia. Por ese motivo preparan una nueva oleada de miembros del Ejecutivo en septiembre para arropar a sus alcaldes.

En los dos primeros años del Gobierno de José María Aznar, los populares andaluces se han encontrado en más de una dificultad para defender su posición respecto a la financiación autonómica, el reconocimiento del censo, la construcción del AVE Córdoba-Málaga o la reforma de la OCM del aceite de oliva. Los socialistas han empleado estos temas para lanzar el mensaje de que el Ejecutivo central gobierna de espaldas a Andalucía, argumento que los populares han intentado contrarrestar con que el PSOE utiliza la Junta como punta de lanza contra Aznar. La bicefalia formada tras la marcha de Arenas por el secretario general del PP, Juan Ojeda, y por el portavoz parlamentario, Manuel Atencia, ha capeado el temporal como ha podido en situaciones más que comprometidas. Las visitas de Arenas los fines de semana han aliviado en cierta manera esta circunstancia, pero últimamente parecían ser ya insuficientes. La celebración de una Convención Regional a la que vino el vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, y la hostil recepción que tuvo por los socialistas llevó a los populares a la conclusión de que las visitas de los ministros a Andalucía hacen daño al PSOE. La cobertura que adquieren estos actos es muy superior y son los propios ministros los que se encargan de defender la gestión del Gobierno en Andalucía. "Ahora, a los dos años, ya se puede hacer balance de la gestión del Gobierno y los ministros vienen a dar la cara, pese a que cuando llegan ya han recibido ataques", afirma un miembro de la dirección del PP. Convenciones provinciales En el último mes y medio, el PP ha celebrado convenciones provinciales a las que ha asistido siempre algún miembro del Gobierno. Por ellas han pasado Mariano Rajoy, Loyola de Palacio, Rafael Arias Salgado o Isabel Tocino. Esta presencia, según los populares, ayuda a romper con más eficacia el mensaje del PSOE. En esta tarea se ha empleado a fondo el propio Arenas, que ha convencido a sus compañeros de gabinete de la conveniencia de visitar Andalucía para reforzar la imagen del partido. "Se está dando una buena imagen de gestión en Madrid. Con las visitas estamos logrando rentabilizar mejor esos logros aquí", se afirma desde la dirección del PP. La presencia de ministros como el de Fomento tiene precisamente el objetivo de hacer entender que el Gobierno está haciendo un importante esfuerzo inversor en la región. Este análisis ha hecho que los populares insistan en esta estrategia por lo que, a partir de septiembre, varios ministros acudirán también a las convenciones municipales que el PP va a celebrar en cada capital. En estas convenciones, los alcaldes de las ocho capitales, todos del PP, harán un balance de su gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de julio de 1998

Más información

  • Los populares preparan un otoño de mítines