Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ciclo El Son Cubano y el Flamenco aborda distintos aspectos del género isleño

Cuatro orquestas cubanas, integradas por 30 músicos, llegaron ayer a Sevilla para participar en el quinto encuentro El Son Cubano y el Flamenco que se celebrará desde hoy hasta el 26 de julio en 16 pueblos de la provincia. "Éste es el año en que se abordan más aspectos distintos del son y, además, se aporta la visión jazzística de Gonzalo Rubalcaba", comentó Danilo Orozco, musicólogo cubano que ofrecerá una conferencia dentro del ciclo. Conjunto Típico de Sones, una formación fundada en 1924, y Barbarito Torres y su Piquete Cubano, representan lo más clásico del género; mientras que el septeto Son Esperanza y el grupo Son de la Loma, ofrecen los nuevos ritmos. "Sevilla es la cuna de este desembarco de los soneros cubanos. Aquí nació ese gusto que se ha extendido por toda España", añadió Orozco, quien trajo por primera vez al ya famoso Compay Segundo que, este año, actuará otra vez en Sevilla, dentro del Festival de Itálica. El festival, organizado por la Diputación de Sevilla, incluye 42 actuaciones en las que cada formación cubana compartirá escenario con otra flamenca. El baile, con los grupos de Israel Galván y Angelita Vargas, protagonizan la parte flamenca del encuentro en la que también podrá oírse las voces de La Susi y de Terremoto Hijo y Joselito de Lebrija. "Nosotros traemos son de los años 20 y usamos la botija, un instrumento de barro que se hizo a partir de los recipientes para el vino de la época colonial, y se convirtió en el primer contrabajo", contó Francisco Bacallao, director del Conjunto Típico de Sones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de julio de 1998