Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'rapto' del cosmonauta español

Hasta países como Costa Rica y Mongolia han colocado ya a un hombre en el espacio. En la Ciudad de las Estrellas, donde no consideran español, sino estadounidense, al astronauta Michael López-Alegría, no se explican el porqué de la ausencia española del cosmos.Peor aún, consideran como una especie de rapto el hecho de que Pedro Duque, destinado a cubrir este hueco en la historia espacial el próximo octubre, vaya a viajar en el Discovery en una misión de poco más de una semana, en lugar de pasar una larga temporada en la Mir.

Y es que Duque es considerado aquí como si fuera de la casa. El teniente coronel Borís Yasin, que muestra el complejo de entrenamiento empeñado en imponer una disciplina militar al visitante, asegura que se formó como astronauta en la Ciudad de las Estrellas, donde participó en el programa Euromir, cuyo objetivo consistía precisamente en preparar tripulantes europeos para misiones en la estación espacial.

El coronel Berezevoi afirma, por su parte, que Petia (diminutivo ruso de Pedro) duque estuvo en el complejo en dos ocasiones, en 1992 y 1994, y que llegó a formar parte de la tripulación de reserva para la misión número 17 hacia la Mir.

Fútbol

No ha vuelto Berezovoi a verle desde entonces, pero recuerda que "jugaba muy bien al fútbol".Aunque no le complace que los norteamericanos le hayan raptado, se muestra comprensivo y otorga una gran importancia a la participación de Pedro Duque en la misión de octubre.

"A sus 35 años", dice, "tiene la edad perfecta para viajar al espacio, y además lo hará nada menos que en compañía de John Glenn, que más que le dobla en edad y que, después de haber sido el primer astronauta norteamericano, se va a convertir en el primero que sigue siéndolo tras cumplir 70 años".

En opinión de Berezovoi, ese vuelo del Discovery no constituirá el punto final de la carrera cosmonáutica de Duque, aunque desde luego resultará prácticamente imposible que viaje ya a bordo de la Mir. "Pero en cambio puede hacerlo", añade, "a la Estación Internacional. Pedro Duque está perfectamente preparado para una brillante carrera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de julio de 1998