Ira entre los bereberes de la Kabilia por la implantación del árabe en toda Argelia

La entrada en vigor de la ley sobre la generalización del árabe en toda Argelia, decretada a partir de hoy por el Gobierno, ha desatado de nuevo los demonios de la ira en la Kabilia, poblada en su mayoría por bereberes. Miles de personas se manifestaron ayer en Tizi-Uzu, conocida como capital de la Kabilia, en recuerdo del cantante Lunes Matub, un empedernido defensor de la lengua y la cultura bereber, asesinado el pasado 25 de junio presuntamente a manos de una facción disidente de los integristas musulmanes del Grupo Islámico Armado (GIA).

Este verano, los argelinos tienen dos preocupaciones: que las bandas armadas integristas vuelvan a convertir el país en escenario de matanzas de civiles y la tensa situación que vive la Kabilia, agravada por el asesinato del popular cantante Matub. Los cerca de ocho millones de habitantes de la Kabilia argelina (una región que desborda las fronteras y que se extiende por Marruecos y Túnez) reclaman que su lengua, llamada tamazigh, sea oficial como el árabe, pero ello no figura en la Constitución aprobada en noviembre de1996, con un 85,81% de votos afirmativos.Desde que el país accediera a la independencia, en 1962, se han producido varios intentos para generalizar el uso del árabe, sin que ello se lograra plenamente.

El coronel Huari Bumedian, que dirigía los destinos de Argelia, definió el año 1971 como el de "la arabización" y logró arabizar parcialmente la enseñanza y la función pública en el país magrebí.

El primer parón a la generalización del uso del árabe lo llevó a cabo en 1992 el presidente Mohamed Budiaf, poco antes de ser asesinado, al considerar que no se daban las condiciones para aplicarla, y declaró que todas las energías debían ponerse al servicio de la lucha contra el integrismo armado. La nueva ley sobre la arabización penaliza a los que se expresan en tamazigh y a los que no dominan por entero el árabe literal, en la medida en que en Argelia la gente se expresa en un árabe dialectal propio.

Los que se oponen a esta ley, como el Frente de las Fuerzas Socialistas (FFS) y la Agrupación por la Cultura y la Democracia (RCD), dos formaciones de la oposición cuya principal franja de seguidores está en la Kabilia, han condenado las medidas coercitivas que acompañan al texto. Está previsto por la ley que, a partir de mañana, todas las declaraciones, conferencias y documentos oficiales deben ser hechos en árabe.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS