Contrariedad de UV y EU y satisfacción de NE y el BNV

Las reacciones al pacto lingüístico oscilaron ayer entre la abierta contrariedad de Unión Valenciana y el escepticismo de Esquerra Unida y la satisfacción de otras formaciones e instituciones. » Héctor Villalba, presidente de Unió Valenciana y de las Cortes, calificó de "cortina de humo" el acuerdo alcanzado en el Consell Valencià de Cultura. Villalba aseguró que "el PP ha querido esconder su falta de compromiso en la defensa del idioma valenciano" y dijo que el resultado de las votaciones "demuestra que en absoluto se puede afirmar que se ha cumplido el mandato de las Cortes Valencianas en el sentido de que este dictamen dé solución al conflicto lingüístico". » Glòria Marcos, portavoz de Esquerra Unida (EU), calificó el acuerdo de "ambiguo y polísemico". Marcos aseguró que las Cortes valencianas, por las que debe pasar el dictamen, poco pueden hacer para concretar su contenido. De todas maneras, mostró su deseo de que "sirva para reducir la crispación", aunque se confesó escéptica. "Nosotros pensamos que con ese texto nadie sabe lo que se está diciendo y cada uno se va a empeñar en que tiene una lectura diferenciada", pronosticó. » Josep Antoni Duran i Lleida, líder de Unió Democràtica de Catalunya, expresó su satisfacción por el pacto al considerar que puede poner fin a las "disputas internas" que ha habido en la sociedad valenciana por la cuestión lingüística. » Manuel Castellet, director del Institut d"Estudis Catalans, en declaraciones a Catalunya Informació, dijo : "Como el conflicto no es lingüístico, entiendo que el dictamen sea político". Según Castellet, se trata de "un paso adelante" para resolver la polémica. "Desde un punto de vista académico está todo por hacer, señaló. "Se trata de un punto de partida y hay que ver cómo se traslada a una ley la propuesta de organismo normativo". Castellet apuntó que la nueva institución del valenciano debería tener relaciones con el IEC y con la Universidad de Baleares. "Se ha llegado donde se podía llegar", concluyó. » Albert Taberner, presidente de Nova Esquerra del País Valencià, valoró positivamente el acuerdo alcanzado. "Si no hay que discutir cada día lo que hablamos, el valenciano tendrá salvación", aseguró. "Sin ser seguramente el acuerdo que nosotros habríamos propuesto, ha conseguido que una parte de la derecha, que hasta ahora era reacia a reconocer públicamente la unidad de la lengua y la validez de las Normas del 32 y su desarrollo posterior, desbloquee la situación". » Pere Mayor, portavoz del Bloc Nacionalista Valencià, definió el pacto como "una victoria sólida e histórica que beneficiará al valenciano y al conjunto del pueblo". Mayor destacó "la actitud responsable del nacionalismo valenciano" en la cuestión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS