Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell elogia a Jospin por "prometer poco y cumplir lo prometido"

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno, José Borrell, inició ayer en París su presentación ante los gobernantes socialdemócratas europeos acompañado por el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia. Borrell, que fue recibido por el primer ministro del Gobierno francés, se declaró admirador del "método Jospin", consistente según él en "prometer poco y cumplir lo que se promete". No obstante subrayó que él no es "ni Jospin ni Blair".

El encuentro con el primer ministro francés es el primero de una serie que continuará en próximas semanas con el premier británico Tony Blair y con el candidato socialdemócrata a la cancillería de la República Federal Alemana, Gerhard Schröeder. Vistas las atenciones que los socialistas franceses le dispensaron ayer, puede decirse que José Borell no encontró motivo de queja en su proceso de aterrizaje en la política internacional. El candidato socialista a la presidencia del Gobierno español fue recibido por Lionel Jospin en el palacio de Matignon, y la entrevista fue seguida de una comida en la que también estuvo presente Joaquín Almunia."Hemos hablado de nuestras respectivas trayectorias, del drama español del terrorismo y de Europa, mucha Europa", indicó posteriormente Borrell, antes de subrayar que el "marco nacional ya no sirve por sí sólo para hacer la política de la izquierda". La idea de que la izquierda europea debe coordinarse mucho más para evitar que el proyecto comunitario quede limitado a una moneda compartida y a un espacio definido de transacciones comerciales, está hoy más presente que nunca, y forma parte de las creencias de Borrell en este momento.

Los contactos entre los líderes de la socialdemocracia europea se multiplican -mañana mismo Schröder se reunirá con Jospin-, animados en el terreno doctrinario por el propósito de elaborar un manifiesto socialista conjunto de cara a las próximas elecciones europeas. "Necesitamos que las izquierdas gobiernen no sólo en sus respectivos países, sino también en Europa", enfatizó Joaquín Almunia en la conferencia de prensa que la delegación española, integrada por Juan Manuel Eguiagaray, Raimon Obiols y Luis Yáñez ofreció de forma conjunta con el primer secretario del PSF, François Hollande.

En presencia de dirigentes como el ex ministro Jack Lang y el ex embajador en España Pierre Guidoni, el candidato socialista a la presidencia del Gobierno elogió, en un tono de camaradería, la contribución de François Hollande a la renovación del pensamiento socialista.

Por la mañana, establecidas las distancias que separan a ambos partidos, expresiones de culturas y realidades sociopolíticas bien distintas, Joaquín Almunia destacó el esfuerzo de los socialistas franceses por ofrecer nuevas respuestas a los problemas, pero advirtió del riesgo de incurrir en actitudes de mimetismo. Así, tras proclamar que la derecha española carece de política de lucha contra el paro -"fía todo al crecimiento económico", dijo-, Almunia rechazó la aplicación por ley en España de la semana laboral de 35 horas. Una posición que también comparte Borrell, si bien éste es más partidario de impulsar la consecución de ese objetivo. De igual manera, descartó la posibilidad de reproducir una alianza gubernamental con los comunistas. En clave autonómica catalana, José Borrell salió al paso de las críticas vertidas contra él por los nacionalistas. "Yo no me opongo en absoluto a la legislación sobre el cine, como se está diciendo por ahí. Lo que rechazo", dijo, "es la forma y el estilo con que se está llevando el asunto, sin un diálogo previo, sin un consenso elemental", matizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de julio de 1998

Más información

  • Reunión con el primer ministro francés