La campaña turística arranca con una previsión de subida de cinco puntos en la ocupación hotelera

Los datos que manejan la Agència Valenciana de Turisme y la Organización Mundial del Turismo indican que 1998 será un buen año para el sector. La temporada empieza con unas expectativas de incremento del 5% de ocupación hotelera en la Comunidad Valenciana con respecto a 1997, según se desprende de los indicadores de los seis primeros meses del año y de las reservas de los operadores turísticos. Los datos oficiales no se conocerán hasta finales del mes de julio, pero las previsiones apuntan a que crecerá tanto la afluencia de extranjeros como la de visitantes españoles. La operación salida contaba ayer con cientos de miles de desplazamientos por las carreteras valencianas, mientras que Renfe y los aeropuertos pusieron en marcha servicios especiales para recibir a los visitantes. Las reservas confirman que agosto ya está casi al 100% de ocupación hotelera, y las previsiones más optimistas dicen que julio y septiembre conocerán también cifras muy altas de ocupación. La Asociación de Hoteleros de Benidorm y su Comarca (HOSBEC), informó ayer que a partir del día 4 y hasta el 19 de este mes las reservas alcanzan el 95% de las 34.000 camas que integran su oferta. La fortaleza de la libra esterlina augura un aumento de los turistas británicos, que la Agència Valenciana de Turisme cifra en alrededor de un 4%, aunque también se espera mayor afluencia de ciudadanos alemanes que en años anteriores. Obras interrumpidas La costa valenciana, además, se mantiene como destino preferente para los españoles que buscan la playa para descansar. De los seis millones de personas que la visitaron el verano pasado, casi cuatro eran españoles que disfrutan de sus vacaciones durante los meses de julio, agosto y septiembre. La Jefatura de Tráfico de Alicante calculaba que unos 300.000 vehículos circularían por las carreteras de la provincia en la operación salida, entre las cero y las 24 horas de ayer, provocando las habituales retenciones en diversos puntos, especialmente en el municipio de Torrevieja. La gran afluencia de coches durante todo el día hizo que se paralizasen las obras en ejecución en diferentes carreteras, al tiempo que se restringió el tránsito de vehículos pesados para facilitar la circulación. El dispositivo policial movilizó a 250 efectivos. Por su parte, Renfe tiene vendidos para esta semana 165.000 pasajes con origen o destino en la Comunidad Valenciana, lo que supone un 8% de incremento de las ventas anticipadas con respecto a 1997. La mayoría de los usuarios de Renfe viajan entre Madrid y Alicante o Valencia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción