Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Negocios, pasta y codicia

La versión de Pérez Escolar sobre la Operación Carburos, al invocar que el pago de los 18,6 millones de francos suizos (1.344 millones de pesetas de 1990) fue una presunta retribución de Air Products por los servicios de Jacques Hachuel puede estar, superficialmente, en línea con Conde, Romaní y Hachuel. Esto es verdad. Pero hay más. La narración de los hechos, con no ser toda la verdad, delimita el papel de cada cual.Conde justificó la operación, sobre la que dijo no saber, en el momento de los hechos, ni un miserable ápice. Arturo Romaní lo negó casi todo, hasta las evidencias. Y Hachuel ha dicho hasta ahora que los 18,6 millones de francos eran para él.

Pérez Escolar coincide con ellos en que el pago fue para Hachuel. Es posible que no pueda hacer otra cosa, porque todos los documentos y faxes aportados a la causa indican que Pérez Escolar participó en ciertos pasos de la operación. Ayer dijo explícitamente que no tuvo nada que ver con la "elaboración del pago". Este pago fue hecho por instrucciones de Romaní en Suiza, en una cuenta que manejó el abogado Peter Widmer, ejecutivo de Hachuel en sus sociedades suizas y en Mariella, Liechtenstein.

En Zúrich (Suiza), en el bufete de Widmer, hubo una reunión, que Pérez Escolar reconoce y Romaní niega. Aún así, Pérez Escolar dice que en esta reunión, en el verano de 1990, se habló de empresas de la Corporación. Quizá esa reunión fuese en primavera. Y para hablar de Carburos Metálicos y del pago de 18,6 millones de francos. Un botín muy disputado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de junio de 1998