Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE propone un IRPF con tipos entre el 50% y el 17%

El principal partido de la oposición presentó ayer su alternativa al proyecto de ley del impuesto sobre la renta que estos días se tramita en el Congreso. Los socialistas quieren una tarifa con un tipo máximo del 50% y un mínimo del 17%, con un tramo a tipo cero y la posibilidad de repartir las rentas del trabajo en el matrimonio hasta un límite. Por su parte, el PP presentó ayer enmiendas que mejoran aspectos de la fiscalidad de la vivienda.

En esencia, el modelo fiscal socialista difiere del gubernamental, que no incluye el denominado "mínimo vital" o cantidad que se descuenta de la base del IRPF en función del número de miembros de la unidad familiar. En este sentido, la propuesta del PSOE es similar a la presentada por el PNV para el País Vasco.Los socialistas proponen un tramo a tipo cero de 550.000 pesetas con deducciones en la cuota para los hijos. Según el PSOE, los descuentos en la base -"mínimo vital"- producen un ahorro mayor cuanto más alto es el tipo impositivo que correspondería aplicar por toda la renta.

Es decir, favorecen más a las rentas altas, mientras que las deducciones en la cuota son lineales e independientes del nivel de ingresos. Por ello, el PSOE propone una deducción en cuota por cada hijo de 60.000 pesetas. El proyecto del Gobierno permite descontar de la base entre 200.000 y 350.000 pesetas por los hijos, con un efecto en cuota menor.

La tarifa del PSOE oscila entre el 17% y el 50%, frente al 18% y el 48% del proyecto del Gobierno. También en este sentido, la propuesta socialista es igual a la que se quiere aplicar en el País Vasco.

En el tratamiento fiscal de las rentas del trabajo radica otra de las diferencias entre lo que quiere el principal partido de la oposición y la propuesta del Gobierno. El PSOE permite un splitting o división de rentas sólo para las que provienen del trabajo dependiente, aspecto no contemplado en el proyecto oficial por su alto coste recaudatorio.

También por este motivo y con el objetivo de favorecer a las rentas más bajas, el PSOE pone un límite a la división de rentas. En los matrimonios con un solo perceptor, el cónyuge que trabaja puede ceder hasta un 30% de sus ingresos a su pareja, siempre que los de ésta no superen 1.100.000 pesetas. El efecto es que la factura fiscal se reduce considerablemente para ambos.

En todas las rentas del trabajo, los socialistas aceptan la propuesta del Gobierno que fija una deducción en la base del impuesto de entre 375.000 y 500.000 pesetas para sus perceptores. Para estas rentas, el Gobierno sitúa en 3,5 millones de pesetas el límite a partir del cual se ha declarar el impuesto y el PSOE libera a todos los asalariados con un solo empleo de esta obligación.

Valor catastral

En vivienda, los socialistas apuestan prácticamente por mantener el sistema actual pero con la novedad de que sólo se beneficiarían de los incentivos fiscales aquellas cuyo valor no supere los 30 millones de pesetas. Otra diferencia respecto del, sistema actual es que se eliminaría la consideración como ingreso del 2% del valor catastral de la vivienda y en esto el PSOE coincide con el proyecto del Gobierno.El PSOE eludió concretar en una cifra el coste recaudatorio de su modelo de IRPF. No obstante, el portavoz socialista en la comisión de Economía del Congreso, Juan Manuel Eguiagaray, señaló que su propuesta tiene un coste "inferior en un 35% a la del Gobierno, sea cual sea la cifra que se utilice, porque cada vez dicen una cosa".

Bajar la presión fiscal para las rentas del trabajo y mantenerla para el conjunto del sistema tributario, el objetivo socialista, se lograría con más impuestos para las rentas del capital (plusvalías), de empresarios y profesionales y "resucitando" los impuestos de sucesiones y patrimonio.

El PP presentó ayer también sus enmiendas parciales al proyecto de ley del IRPF. Se amplían las posibilidades de deducción cuando se vende la vivienda habitual para comprar otra (la base será el valor de la nueva, menos la deducción que se practicó por la primera y menos la plusvalía) y se establece una compensación para los arrendatarios de pisos que no han podido actualizar el alquiler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 1998

Más información

  • El PP introduce mejoras para la vivienda